7 de mayo de 2013 / 02:37 a.m.

San Nicolás de los Garza.- • La familia Castillo Hernández se encuentra desesperada, triste y con un sentimiento de impotencia, tras la sustracción del bebé en el hospital Metropolitano de San Nicolás de los Garza.

Los familiares enviaron un mensaje a la persona que se llevó al niño, conminándola a que se toque el corazón y lo regrese a la brevedad, ya que la madre está destrozada.

"Que por favor lo regrese y, más que nada, pues su madre está esperanzada con el bebé, está sufriendo, sí, estamos sufriendo toda la familia", expresó Francisco Javier Hernández, tío de la criatura.

En el domicilio familiar, ubicado en la colonia Huertas de San Mario, en Salinas Victoria, el joven de 30 años aseveró que su hermana y su cuñado estaban muy entusiasmados por la llegada del nuevo miembro, su tercer hijo y primer varoncito.

"De hecho, es el tercer hijo de mi hermana y es el varoncito. Dos niñas y el varón. Y ahorita salen con eso, de que se robaron al bebe del hospital", lamentó Francisco Javier.

La madre afectada, Isabel Hernández Alonso, de 38 años, permanecía sedada la tarde y noche de este lunes, mientras su marido, Ricardo Castillo Sánchez, se mantenía al pendiente de ella.

El joven le hizo un llamado a la autoridad, en este caso a la Agencia Estatal de Investigaciones, para que no escatime esfuerzos y recursos para localizar al recién nacido.

"Que no dejen esto a la deriva. Que investiguen bien y que sigan trabajando. Que encuentren a bebé… que lo devuelvan más que nada, que lo devuelvan", reiteró.

Hernández Alonso recordó que, como a las 10:30 horas del domingo 5 de mayo, él llevó personalmente al nosocomio a su hermana Isabel y a su cuñado Ricardo Castillo.

Sin mayores complicaciones, el alumbramiento ocurrió alrededor de las 23:30 horas de ese día, quedándose Ricardo al pendiente en el hospital.

"(Ricardo) vio al bebé en la mañana. De hecho, se vino a descansar y ya después le hablaron. Se enteró por medio de la televisión que se habían robado un bebé y luego salió el nombre de un hermano, salió que había sido el bebé de ella", añadió.

Por ahora, los afectados esperan buenas noticias. Desean que la mujer que plagió al bebé se arrepienta de su acción y lo regrese sano y salvo.

Los habitantes de la calle Plátanos, en la colonia Huertas de San Mario, se mostraron conmovidos y también preocupados por el caso ocurrido la mañana del lunes.

AGUSTÍN MARTÍNEZ