17 de julio de 2013 / 01:49 p.m.

Monterrey • Las lluvias que se han presentado en las últimas horas en la zona sur del estado han provocado problemas en la circulación de algunas carreteras, tal es el caso de los deslaves presentados en la ruta que comunica a los municipios de Linares y Galeana.

El agua combinada con algunas áreas fracturadas de la sierra han sido la causa de la caída de rocas y tierra en los pasos vehiculares, sobre todo durante la madrugada del martes, provocando algunos daños en la carpeta asfáltica, pero sin reporte de accidentes o personas lesionadas.

El único inconvenientes para los conductores ha sido la ausencia de autoridades en los lugares afectados y han sido personas voluntarias las que empezaron a realizar las maniobras de abrir paso para que los conductores pudieran circular y seguir sus caminos.

Fue así como vehículos pequeños y medianos pudieron avanzar más rápido, pero las unidades pesadas como autobuses, tráileres y camiones de carga tuvieron que esperar hasta cuatro horas para reanudar sus traslados.

Fueron los mismos automovilistas y lugareños del sector, que se las ingeniaron para abrirse paso, ya ningún elemento de la Secretaria de Comunicación y Transporte, Policías Federales, División Caminos o personal de Protección Civil, hicieran acto de presencia, para alertar a las personas que se desplazaba por ese sector, del riesgo que había por los deslaves.

ZONA COMPLICADA

En un recorrido, de poco más de 20 kilómetros, rumbo al municipio de Iturbide, que este medio efectuó, en algunos tramos en vehículo y otros a pie, se pudo constatar lo complicado que es utilizar esta carretera y más en estos días de lluvia.

Ya por la tarde de ayer una cuadrilla de trabajadores, hizo acto de presencia, pero la mayoría de las rocas ya habían sido retiradas. Pero el riesgo a un existe para los automovilistas que recorren esta vía de Linares a Galeana, porque en las alturas de las montañas, enormes piedras amenazan por caer.

BRÍGIDO AGUILAR