20 de diciembre de 2014 / 06:44 p.m.

Washington.- Corea del Norte calificó las acusaciones de Estados Unidos sobre su responsabilidad en el ciberataque a Sony como "calumnias sin base" y declaró su voluntad de llevar a cabo una investigación conjunta sobre el incidente con el Gobierno norteamericano.

Un portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de Corea del Norte, dijo que habría "graves consecuencias" si Washington rechazaba el ofrecimiento y continuaba con las acusaciones, según un reporte del sábado de la agencia oficial del régimen KCNA el sábado.

El presidente estadounidense Barack Obama culpó a Pyongyang por el ataque a las redes de la productora de cine, que llevó a la cancelación del estreno de "The Interview", una comedia que gira en torno al asesinato del líder del país asiático, Kim Jong Un

En su primera respuesta a estas acusaciones, el gobierno norcoreano aseguró que podía probar que no estuvo involucrado en el ataque informático masivo.

"Proponemos el comienzo de una investigación conjunta con los Estados Unidos, en respuesta a las calumnias sin base alguna vertidas desde allí para movilizar a la opinión pública", dijo el portavoz de Corea del Norte.

"Si los Estados Unidos rechazan nuestra propuesta de investigación, y continúan hablando de llevar a cabo algún tipo de respuesta inmiscuyéndonos en este caso, debemos advertir de que habrá graves consecuencias", sentenció.

El FBI norteamericano anunció que Corea del Norte estaba detrás del ataque sufrido por Sony y acusó que las acciones del Gobierno de Pyongyang estaban "más allá de las líneas del comportamiento correcto de un estado".

Obama dijo que Corea del Norte había actuado por sí misma, sin ayuda. Washington estableció contactos con Japón, China, Corea del Sur y Rusia en busca de ayuda.

Japón y Corea del Sur ya han ofrecido su colaboración mientras que China, el mayor aliado de Pyongyang, aún no se ha pronunciado, pero un periódico de Pekín dijo que "The Interview" no era una película de la que Hollywood y la sociedad americana pudieran estar orgullosos.

"La burla despiadada de Kim Jong Un es sólo el resultado de una absurda arrogancia cultural", dijo el periódico.

Es la primera ocasión en que Estados Unidos ha acusado directamente a otro país de un ciberataque de esta magnitud en suelo americano, y podría desencadenar una nueva confrontación entre dos antiguos enemigos como Washington y Pyongyang.

Obama dijo que hubiera deseado que Sony hubiese hablado con él antes de cancelar la película, sugiriendo que su actuación puede haber sentado un mal precedente. "Creo que se equivocaron", declaró.

FOTO Y TEXTO: REUTERS