7 de febrero de 2013 / 07:53 p.m.

Ciudad de México • Los pobladores embozados que mantienen retenes en la Costa Chica de Guerrero, en coordinación con su Policía Comunitaria, no sólo se deslindaron de la violación sexual de que fueron víctimas seis españolas por parte de un grupo encapuchado. También se pronunciaron a favor de contribuir “con nuestros trabajos de inteligencia"” para dar con los autores materiales e intelectuales de ese hecho.

“"Nosotros no nos movilizamos para violar mujeres; decidimos armarnos para reestablecer el orden, la paz y el Estado de Derecho"”, afirmó Bruno Placido Valerio, líder de la Unión de Pueblos y Organizaciones del estado de Guerrero, principal organización que decidió que varias comunidades se levantaran en armas en contra del crimen organizado y ante la “"inoperancia y corrupción de las corporaciones policiales"”.

Este dirigente guerrerense precisó que la violación sexual en serie se dio lejos del perímetro de vigilancia que mantienen desde principios de este 2013 y no descartó que sea el mismo crimen organizado en complicidad con autoridades municipales, particularmente policiales las que estén detrás de estos hechos con el fin de generar una confrontación con las autoridades estatales y federales, así como desvirtuar su movilización ante la opinión pública.

“"Nosotros lo que precisamente buscamos es desterrar la violación sexual que sistemáticamente se comete en contra de nuestras mujeres, esa fue una de las razones fundamentales y más importantes para movilizarnos y ahora que el presidente municipal de Acapulco, Luis Walton pidió a la ciudadanía ayuda para dar con los responsables, nosotros como ciudadanos de Guerrero participaremos en la búsqueda y captura de esos malechores"”, aclaró el líder de la UPOEG.

Por eso no duda en señalar que la delincuencia organizada está “"actuando en plan con maña para hacerle ver a la sociedad que somos nosotros los que cometemos ese tipo de delitos, pero se equivocan si vamos a caer en esa trampa; nosotros no fuimos; la gente que está en nuestro movimiento es del pueblo y se debe al pueblo y es a quien defiende y no ataca de esa manera"”.

Bruno Placido no descartó también que ante la reducción de los índices de delincuencia que se vivían en la región Costa Chica de Guerrero, “"los maleantes, esa gente mala, estén buscando otras vías para seguir cometiendo crímenes en contra de gente desvalida"”.

“"Es como si fuera eso que las autoridades de la policía del gobierno federal y los soldados del Ejército Mexicano y los gobernantes llaman efecto cucaracha, o sea que cuando se ven impedidos en seguir delinquiendo en una zona del país, lo hacen inmediatamente en las regiones aledañas"”, consideró.

Y puntualizó: “"Así es que ni se le vaya a ocurrir al gobernador Ángel Aguirre ni a los militares andar divulgando que seguramente fuimos nosotros como para intentar justificar una acción en contra de nuestra movilización que está respaldada por la propia Constitución de la República Mexicana"”.

RODOLFO MONTES