1 de agosto de 2013 / 12:28 a.m.

Chiapas • Elementos de las fuerzas armadas mexicanas, Procuraduría General de la República y policía estatal desmantelaron una casa de seguridad donde se resguardaban armas de fuego logrando la detención de cinco personas, entre estas dos mujeres, quienes se encontraban en posesión de una subametralladora, decenas de cartuchos y marihuana.

En acción por separado, la Secretaría de Seguridad del estado interceptó 300 dosis de cocaína en el municipio de Chicoasén.

Los hechos se registraron en la localidad Raudales Malpaso del municipio de Tecpatán, en la calle Embarcadero justo en el inmueble marcado con el número 139, donde según la policía chiapaneca, delincuentes utilizaban el inmueble para resguardar armas de fuego.

Las acciones se realizaron previa investigación, lo que permitió que elementos del Ejército, Armada de México, Policía Federal Ministerial y Ministerio Público de la Federación, quien encabezó el operativo, obtuvieran la orden de cateo respectiva.

Dentro de la vivienda, los federales localizaron: Una subametralladora calibre 3.57 mágnum, siete cartuchos útiles calibre 45, 94 cartuchos calibre 22 milímetros, 50 cartuchos calibre 3.80 (en total 151 piezas); tres cargadores para calibre 9 milímetros, y un kilo y medio de hierba con las características de la marihuana.

Los detenidos y los objetos bélicos fueron puestos a disposición del representante social de la Federación en la delegación estatal de la PGR en Chiapas.

Asimismo, Seguridad Pública estatal reportó el decomiso de 300 dosis de cocaína (grapas) que eran transportadas en un vehículo marca Nissan, tipo Estaquitas, con matrícula de circulación NK-91708 del estado de Michoacán.

Los detenidos Arturo Hernández Díaz, de 22 años de edad, y Adán Hernández Pérez, de 32 años se delataron al conducir con exceso de velocidad y falta de precaución por la ciudad, siendo interceptados en el tramo carretero Chicoasén-Soyaló a la altura del crucero Zapote.

La droga encontrada, detalló la corporación chiapaneca, se encontraba bajo la forma de cocaína en "piedra", comúnmente denominada "crack", que sería comercializada en la colonia Francisco Sarabia del municipio de Chiapa de Corzo, ubicado a unos minutos de Tuxtla Gutiérrez, capital del estado.

HERMES CHÁVEZ