25 de septiembre de 2013 / 06:49 p.m.

Ciudad de México.-  El gobierno federal realizó la ceremonia en memoria de los cinco policías federales fallecidos en el accidente de un helicóptero Black Hawk ocurrido en Atoyac, Guerrero, el pasado fin de semana.

Durante la ceremonia, el Presidente encabezó una guardia de honor en la que también participaron los secretarios de Gobernación, de la Defensa Nacional y de Marina, así como el comisionado Nacional de Seguridad, el gobernador de Guerrero, el procurador, el director del Cisen, el comisionado general de la Policía Federal y el comisario general jefe de la División de Fuerzas Federales.

El acto se llevó a cabo en el Monumento al Policía Caído, en las instalaciones del Cuartel General de la Policía Federal, ubicadas en Iztapalapa.

El evento comenzó minutos después de las 12:00 y fue encabezado por el presidente Peña Nieto; el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong; el procurador General de la República, Jesús Murillo Karam; el comisionado Nacional de Seguridad, Manuel Mondragón, entre otros funcionarios.

Estuvieron presentes familiares de los cinco fallecidos: los capitanes Enrique Briseño Martínez y Desiderio Rosado Zárate; el mecánico de vuelo José Ramón Peláez Prado y los elementos de operaciones especiales Julio César Zarco Castro e Isaac Escobar Bustamante, cuyos restos fueron encontrados esta mañana en la zona del accidente, según confirmó en la ceremonia el comisionado general de la PF, Enrique Galindo.

Ante ellos, el comisionado Nacional de Seguridad, Manuel Mondragón y Kalb, destacó que los policías caídos perdieron la vida intentando rescatar a ciudadanos en desgracia “porque esa era su vocación”.

“Reconocemos que su esfuerzo y espléndida labor son digno ejemplo para todos, su valor su dedicación y su entrega quedarán impresos en nuestra esencia”, afirmó.

“Hoy se suman al memorial de los verdaderos héroes, los que dedican su vida a construir una nación segura, una nación justa, una nación digna”, expresó Mondragón.

Tras una salva de honor realizada por fusileros de la dependencia federal, el presidente Peña Nieto entrega réplicas de la bandera nacional a familiares de los policías.

Se entonó el Himno de la Policía Federal y luego el Himno Nacional, para dar paso al sobrevuelo de un helicóptero desde el cual se arrojan pétalos de flores sobre el lugar de la ceremonia.

 — ADRIANA ESTHELA FLORES