3 de febrero de 2013 / 12:42 a.m.

García • Entre llanto, aplausos y las notas de un mariachi, fueron despedidos los tres menores que murieron en un incendio registrado presuntamente por un cortocircuito en una humilde vivienda de la colonia El Fraile, en García, Nuevo León.

Poco después de la una de la tarde, partió el cortejo de la funeraria San Judas Tadeo, ubicada en Prolongación Lincoln y Lerdo de Tejada, con los cuerpos de los infantes, en compañía de un gran contingente de vecinos, familiares y amigos, además de habitantes del municipio que se enteraron de la tragedia y fueron a despedir a los niños.

La escena era por demás desgarradora cuando bajaron los tres féretros con los restos de los pequeños: Jesús y Mauricio, de tres años, y la pequeña Alondra, de dos años de edad, que perecieran intoxicados cuando su madre salió de su casa para llevar el lonche a otro de sus hijos que se encontraba en la escuela.

Las notas del mariachi continuaron entonando canciones dedicadas a los pequeños, que serían sepultados en el panteón municipal de García, Nuevo León.

Un grupo de paramédicos de la Cruz Verde de Monterrey dio apoyo a los deudos, quienes, por su dolor, en momentos parecían desfallecer, sobre todo cuando llegaron hasta los tres féretros que fueron enfilados para que los familiares y sus padres los vieran por última vez.

Con un mensaje de un pastor y las palabras de aliento de familiares y amigos, los padres eran consolados por los asistentes, pero el dolor iba mas allá de las condolencias que recibían.

A unos cuantos metros de donde se encontraban los cuerpos de sus tres hermanos y ajeno completamente a la tragedia por la que estaban pasando, el pequeño Christopher Noé agradecía el gesto de uno de los vecinos de García, Nuevo León, quien le llevó un pastel, pues apenas el pasado viernes celebró su cumpleaños número siete y disfrutaba de su regalo.

Autoridades del municipio de García señalaron que darán todo el apoyo que la familia requiera, tanto en lo material como en lo psicológico, para que Flor Leticia López y Orlando Hernández puedan superar el duelo por la pérdida de los niños.

Jesús Hernández Martínez, alcalde del municipio, dijo que ya se tiene una vivienda amueblada para que habite la familia del menor y además se les dará todo el apoyo psicológico que requieran por parte del Municipio.

Además, se les dará trabajo al matrimonio, originario del municipio de Mier y Noriega y que llegaron al municipio de García hace ya algunos años para buscar mejores horizontes.

 ALBERTO VÁSQUEZ