9 de mayo de 2012 / 08:00 p.m.

Ciudad de México • La Food Industry Development Centre Inc. (Food Centre) y la Universidad de Yale reportan que en México se consumen 163 litros per cápita de refresco de cola al año, lo cual significa que desplazó al primer lugar, que era Estados Unidos, cuyo registro es de 113 litros per cápita en ese mismo lapso, informó el Poder del Consumidor, organización civil.

Por ello, organismos de la sociedad civil enviarán a Margaret Chang, directora de la Organización Mundial de la Salud, en el marco de la Asamblea Mundial de la Salud, una queja contra el gobierno federal y la empresa Coca-Cola, por haber incumplido con los compromisos pactados de evitar la publicidad de alimentos y bebidas no recomendables a menores de 12 años.

“Estamos hablando de que superamos un record de consumo de refresco en menos de cinco años a Estados Unidos, y por ello México tiene altas tasas de sobrepeso y obesidad, es decir, 7 de cada 10 adultos y la diabetes se disparó a más de 15 millones”, dijo Alejandro Calvillo, director del Poder del Consumidor.

Y aunque Calvillo aclaró que en horarios infantiles ya no se pasan promocionales de gaseosas en los medios electrónicos, la empresa Coca-Cola ha diseñado toda una estrategia de usar héroes del pasado en su publicidad, supuestamente pensada en adultos, además de que en cada escuela coloca por lo menos ocho anuncios con su imagen.

La Asociación Internacional de Alimentos y Bebidas, que engloba a todas las empresas, acordó de manera voluntaria en 2008, con la OMS y la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, sacar del aire y de la publicidad tradicional todos aquellos anuncios que resulten poco saludables para la salud infantil.De hecho todos los países miembros, entre los que se encuentra México, también se comprometieron a regular estas prácticas.

Sin embargo, dijo, en cinco años de firmarse el compromiso con la OMS, la empresa Coca-Cola y el gobierno mexicano incumplieron y, por ello, es que el consumo de refresco se elevó más de 30 por ciento, ubicando al país en primer lugar de consumo.

En zonas marginales de Guerrero, la gaseosa se ha convertido en la única fuente de hidratación debido a la falta de dotación y suministro de agua potable.

La queja dirigida a la OMS, aseguró, está sustentada en datos científicos y en los monitoreos de la Food Industry Development Centre Inc. (Food Centre) y la Universidad de Yale, que reportan que en México se consumen 163 litros per cápita al año, y se sobrepasó a Estados Unidos.

Asimismo, otras empresas de cereales y de pan de dulce han incumplido.

La organización citó los reportes del Instituto Nacional de la Nutrición que establece que la población mexicana tiene uno de los índices más bajos de consumo de frutas y verduras, al ingerir 122 gramos de estos alimentos al día, mientras que lo recomendable es de 400 diarios. En niños apenas llega a 87 gramos, situación que ha contribuido al aumento de sobrepeso y obesidad.

Los contenidos de vitaminas y minerales mejoran la memoria y aumentan las defensas para prevenir enfermedades, además de aportar antioxidantes que reducen el riesgo de contraer algunos tipos de cáncer.

Los mexicanos gastan alrededor de 240 mil millones de pesos al año en la compra de comida chatarra y sólo 10 mil millones de pesos en el consumo de 10 alimentos básicos, como carne, fruta y verdura.

En el caso de los niños, dijo, la situación es alarmante ya que gastan más de 20 mil millones de pesos al año en la compra de dulces, refrescos y comida chatarra con los cinco y 10 pesos que les dan sus padres a diario durante el ciclo escolar.

El Grupo Coca Cola también ha fijado postura al considerar errónea la estrategia de “satanizar” el azúcar para erradicar el problema de la obesidad y sobrepeso en el país, ya que la principal fuente de incremento de kilogramos obedece a que se está consumiendo 40 por ciento más de grasas y carbohidratos de lo recomendado.

“La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación establece que los mexicanos consumen 3 mil 260 calorías diarias, en lugar de las 2 mil recomendadas, de las cuales 62 por ciento son de carbohidratos, 26 por ciento grasas y 12 por ciento proteínas. Los refrescos sólo aportan 6.6 por ciento de la ingesta calórica diaria, y aún incluyendo las bebidas alcohólicas, sólo abarca 293 calorías, es decir, 14.6% del consumo diario de carbohidratos recomendados”.Blanca Valadez