17 de agosto de 2013 / 10:58 p.m.

 

Acapulco • Desde hace 17 días un total de 29 familias de la comunidad de Shascuitas, del municipio de San Miguel Totolapan, se encuentran transitoriamente en el puerto de Acapulco a donde llegaron por la inseguridad y la violencia, por lo que reclaman apoyo del gobierno del estado.

Lo anterior, durante una protesta realizada por personas de todas las edades, incluyendo niños, en la avenida Adolfo López Mateos, en el fraccionamiento Las Playas, en la zona del Acapulco Náutico.

A nombre de los desplazados habló un hombre que pidió omitir su identidad y que representa a los 135 niños, hombres, mujeres y personas de la tercera que viven en la hospedería desde el pasado 31 de julio y tienen un adeudo con el dueño del hotel por 150 mil pesos.

"Señor gobernador el apoyo ofrecido por su gobierno es un verdadero disparate, le exigimos un apoyo verdadero y justo", se leía en una de las cartulinas.

Manifestaron que el gobierno del estado les ha dado mil 700 pesos por familia, y que es la iglesia católica la que les ha dotado de ropa, calzado y víveres desde que llegaron al puerto.

Desestimaron regresar a la comunidad de Shascuitas, región de la Tierra Caliente, pues aseguran que hombres armados los atacaron por lo que tuvieron que salirse y luego de 15 horas de viaje arribaron al puerto.

En entrevista, dijeron que el subsecretario de Gobierno para Asuntos Jurídicos y Derechos Humanos, Victoriano Sánchez Carbajal, los visitó y les ofreció dinero para que se regresaran a sus localidades, pero desestimaron el ofrecimiento por el clima de inseguridad que prevalece en esa región.

Fue el arzobispo de la arquidiócesis de Acapulco, Carlos Garfías Merlos, quien reveló que la iglesia católica brindó apoyo a las 29 familias de desplazados de la Tierra Caliente, a los cuales les está dando apoyo en coordinación con algunas parroquias del municipio de Acapulco.

"Buscamos como iglesia tener una atención especial hacia los desplazados, en lo que podamos nosotros participar y colaborar".

"De hecho hay un grupo de desplazados aquí en Acapulco, son como 35 familias y se le está dando apoyo de parte de algunas parroquias", dijo el prelado de la iglesia católica del puerto.

Garfías Merlos indicó que el tema de violencia e inseguridad es un desafío muy grande para las autoridades, instituciones y organizaciones.

JAVIER TRUJILLO