RUBÉN MOSSO
14 de junio de 2013 / 12:18 a.m.

Ciudad de México • El ex gobernador de Tabasco, Andrés Granier, abandonó las instalaciones de la SEIDO después de 32 horas de permanecer ahí, de las cuales 17 horas las pasó declarando para tratar de aclarar un desfalco de mil 900 millones de pesos durante su gestión.

Autoridades ministeriales no quisieron revelar el destino del ex mandatario estatal, por razones de seguridad.

Sin embargo, desde la 14:00 horas la PGR ya tenía listo un operativo para trasladar a Granier al Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) con destino a Tabasco, donde es requerido para que comparezca, en calidad de indiciado, ante la Procuraduría General de Justicia de esa entidad.

La salida de Andrés Granier de las instalaciones de la PGR, se realizó a través de un discreto operativo, sin que los medios de comunicación pudieran detectar su salida.

Asimismo, autoridades ministeriales señalaron que Andrés Granier pidió pasar la noche en la Ciudad de México para descansar en su casa y mañana partir a Tabasco, pero la PGR no reveló si lo llevó a su domicilio o lo traslado a suelo tabasqueño.