14 de febrero de 2013 / 11:58 p.m.

Ciudad de México • México solicitó a Estados Unidos ajustar las prioridades de su plan de cooperación antidrogas para que los recursos se concentren en programas de prevención social de la violencia más que en cuestiones policiales o militares, como sucedió en la anterior administración, informó el subsecretario de Prevención de la Secretaría de Gobernación, Roberto Campa.

En un encuentro con la prensa extranjera, Campa dijo que hace unos días hubo un encuentro entre funcionarios mexicanos y estadunidenses para analizar la Iniciativa Mérida y cómo puede adaptarse a las nuevas prioridades de México que busca poner la prevención en el centro de su estrategia de seguridad.

El funcionario dijo que de los mil 900 millones de dólares autorizados por el Congreso estadunidense para la Iniciativa Mérida, sólo 2% fueron destinados programas de prevención y el resto a cuestiones de seguridad.

La Iniciativa Mérida fue acordada con Estados Unidos en 2007, durante el gobierno de Felipe Calderón que hizo del combate al narcotráfico su prioridad.

El gobierno del presidente Enrique Peña Nieto anunció esta semana un plan interno que busca privilegiar la aplicación de programas sociales sobre las operaciones policiales y militares para enfrentar la violencia y el crimen.

Campa dijo que esperan tener resultados de ese plan, el cual dará prioridad a los jóvenes, en un periodo de entre 12 y 18 meses.

"Cuando hemos conversado de este tema con las autoridades norteamericanas (estadounidenses), nos han dicho que las prioridades se definían a partir de un acuerdo; lo que hemos planteado es que hoy las prioridades del Gobierno de México han cambiado", dijo el funcionario.

"Sin ignorar la importancia que tiene la parte de fuerza, las cuestiones que tienen que ver con policía, con procuradurías, con cárceles, con sistema de justicia, necesitamos entender que la otra parte, el capítulo social, que es la segunda rueda de este carro, también es importante", añadió.

Desde antes de llegar al poder, Peña Nieto dijo que ajustaría la estrategia de seguridad que había aplicado la administración de Felipe Calderón y que priorizó las operaciones anticrimen a partir de un amplio despliegue militar y policía, en medio de críticas de opositores por no haberse traducido en una baja de la violencia.

Campa dijo que a diferencia de la administración pasada, el actual gobierno tiene un programa nacional en materia de prevención.

Antes, dijo, "esas experiencias (de prevención) fueron aisladas, en muchos casos inconexas, en muchos casos tardías".

AP