25 de mayo de 2013 / 07:05 p.m.

Las Aguilas del América han llegado con desventaja de uno o más goles a un juego de "vuelta" por la final del futbol mexicano y en tres de cuatro ocasiones ha logrado remontar el marcador del primer partido, para levantarse con el título.

La primera ocasión en que el cuadro capitalino tuvo que venir de atrás ocurrió en el Torneo Prode 85 cuando el Tampico Madero lo venció 4-1 en el estadio Tamaulipas, con goles de José Luis Aldrete, Sergio Lira, por la vía penal, Francisco Fernández y César Santiago. Por los capitalinos descontó Cristóbal Ortega.

Parecía imposible que pudieran con esta pesada losa, sin embargo, con goles de su hoy presidente, Ricardo Peláez, del argentino Eduardo Bacas en dos ocasiones y Ramón Ireta, lograron el campeonato, el tercero consecutivo para ellos.

Tres años después, las Aguilas disputaron la final de la temporada 1987-88 ante Pumas de la UNAM, cuadro que ganó la "ida" por la mínima diferencia, con gol desde los 11 pasos de Luis Flores.

El segundo capítulo de esta serie se disputó en el Estadio Azteca, donde, con dos tantos de Gonzalo Farfán, uno de Adrian Camacho, y un cuarto del brasileño Antonio Carlos Santos por la vía penal, América venció 4-1 a los "auriazules", que descontaron por medio de Flores, para así lograr su bicampeonato.

La remontada más cuestionada fue la que se dio en el Torneo Verano 2002, cuando las Aguilas se encontraron con el Necaxa, que pegó primero con un triunfo por 2-0, con tantos de Luis Alberto Alves "Zague".

Todo parecía definido, sin embargo, las Aguilas volaron otra vez y lograron, primero empatar el marcador global con goles de Christian Patino y del chileno Iván Zamorano, para mandar a tiempo extra, donde el argentino Hugo Norberto Castillo marcó el tercero y que significó el título.

Mientras que la única ocasión en que han sido incapaces de remontar se dio en el Clausura 2007, temporada en la que perdieron 1-2 en casa ante Pachuca, siendo Juan Carlos Cacho su verdugo, ya que en la vuelta no pasaron del empate 1-1, para así tener que conformarse con el subcampeonato.

Notimex