3 de julio de 2013 / 01:20 p.m.

México • Al mediodía de ayer, elementos del Ejército detuvieron en la salida del poblado de La Ruana a dos miembros armados de las autodefensas del municipio de Buenavista Tomatlán, en la zona de la Tierra Caliente de Michoacán.

Instantes después, pobladores de esa cabecera municipal cerraron la carretera que conduce de Apatzingán a Tepalcatepec. La vía fue liberada por la tarde.

En las redes sociales se desató un estado de efervescencia, ya que circularon dos versiones: que un líder de las autodefensas de Buenavista había sido detenido, y que el líder de las autodefensas de La Ruana, Hipólito Mora, había sido capturado por fuerzas federales. MILENIO tuvo acceso a una fotografía en la que se aprecia a Mora escoltado por elementos de la Policía Federal (PF).

Sin embargo, tanto la PF en la región como el propio Hipólito Mora desmintieron la versión.

De acuerdo a la reconstrucción de los hechos, un grupo de elementos de las autodefensas de Buenavista Tomatlán incursionó en La Ruana. Ahí, habrían subido en una camioneta a una joven lugareña. Alertado, el Ejército detuvo la camioneta donde viajaban los hombres y la muchacha, quien habría declarado que la estaban secuestrando. Los soldados tomaron custodia de la joven, desarmaron a los hombres, y retuvieron a dos de éstos.

Al lugar habría llegado Hipólito Mora, quien habría tenido una disputa verbal con uno de los dirigentes de Buenavista, conocido como Simón, o El Americano, quien también se había trasladado hasta la zona. Ambos hombres habrían incluso habrían exhibido sus armas, escuadras. En ese momento elementos de la PF habrían removido del lugar a Mora “a fin de evitar una situación peor”. En ese instante fue tomada la foto en poder de MILENIO.

Los de Buenavista alegaron que no habían secuestrado a la joven, que solo le iban a dar “un aventón” y los de La Ruana les habrían espetado que no se comportaran como “cuatreros”. De ahí el incidente en la zona, que durante meses, hasta la entrada del Ejército en mayo, estuvo aislada por culpa de narcotraficantes, que ocasionó el surgimiento de las autodefensas.

JUAN PABLO BECERRA-ACOSTA M.