5 de febrero de 2013 / 12:03 a.m.

Monterrey.- • Policías municipales que mantenían un filtro de revisión en la zona norte de Apodaca, capturaron a dos jóvenes que se desplazaban en una camioneta presuntamente robada en el estado de Veracruz.

Al momento del arresto, a los sujetos les encontraron 47 mil pesos en efectivo, un teléfono celular y una tablet electrónica, cuya procedencia sería investigada por las autoridades.

A disposición del Ministerio Público se encuentran Víctor Manuel Rodríguez García de 33 años de edad y Juan Arturo Moreno Martínez de 29.

El primero tiene su domicilio en la colonia Los Soles del municipio de Apodaca, mientras que Moreno Martínez dijo habitar en la colonia Mirador de San Nicolás.

Ambos fueron sorprendidos poco después de las 14:00 horas en un punto de inspección y vigilancia instalado por la autoridad municipal en el cruce de la carretera Mezquital-Santa Rosa y Concordia, a la altura de la colonia Antigua Santa Rosa, junto a un conocido centro comercial.

Víctor Manuel conducía la camioneta tipo Minivan Dodge Caravan color arena, la cual portaba placas de circulación de Nuevo León.

Al verificar matrícula y número de serie de la unidad, los oficiales preventivos descubrieron que contaba con reporte de robo fechado el 28 de diciembre del 2012, en el estado de Veracruz.

Al ser cuestionado sobre el dinero que le hallaron en los bolsillos del pantalón, Rodríguez García manifestó que era producto de su trabajo como comerciante de artículos usados en mercados sobre ruedas.

Aseguró que el efectivo estaba destinado para un pago parcial por la compra de una camioneta tipo Nitro.

El conductor negó en todo momento estar relacionado con actividades ilícitas y afirmó que la camioneta la adquirió hace aproximadamente dos años a una persona que habita en Apodaca, y que no se explica cómo es que existe una denuncia de robo de hace aproximadamente un mes.

Entre las pertenencias del comerciante se encontró la tarjeta de circulación de la camioneta a nombre de Rodríguez García; documento expedido por el Instituto de Control Vehicular de Nuevo León en el mes de marzo del año pasado.

Agustín Martínez