Redacción 
20 de agosto de 2013 / 01:42 a.m.

 

Monterrey • Por corromper a una menor de 12 años, quien trabajaba como paqueterita y a quien se llevó a un hotel del centro de Monterrey, un tablajero de 22 fue detenido y trasladado al penal del Topo Chico.

Javier Domingo Encarnación quedó recluido en el centro penitenciario a disposición del juez primero penal de Monterrey.

Dicho juzgador le inició un proceso criminal por considerarlo presunto culpable de los delitos de corrupción de menores y violación.

De acuerdo a la denuncia que presentó la madre de la adolescente, los hechos ocurrieron el pasado 15 de agosto y trascendieron un día después, cuando dejó salir a la jovencita de la habitación del hotel Villa Juárez, el cual está ubicado en Isaac Garza y Treviño.

Al abandonar el negocio, la menor se dirigió a la casa de su abuela materna ubicada en la colonia Independencia y ahí les contó a sus familiares que Javier Domingo la había obligado a sostener relaciones sexuales.

Dijo que el pasado viernes, cuando salió de laborar como paquetera de un Súper ubicado en dicha colonia, se fue con Javier al centro, porque desde hace dos o tres semanas eran novios.

La menor aseguró que cuando se hizo de noche, Javier le comentó que iba a quedarse en un hotel, porque era tarde para regresar a su domicilio ubicado en el municipio de Guadalupe.

Mencionó que la invitó a acompañarlo con el argumento de que no se acostarían juntos.

Agregó que aceptó, pero cuando estaban en la habitación él la obligó a sostener relaciones sexuales.

Por su parte, el acusado se apegó a los beneficios del artículo 20 al rendir su declaración preparatoria, pero ante el fiscal aseguró que en ningún momento forzó a la jovencita a acompañarlo al hotel.

Agregó desconocer que su supuesta novia era menor de edad, porque ella le aseguró que tenía 18 años, lo cual creyó por su apariencia.

Por esos hechos, Javier Domingo, quien es originario de Xilitla, San Luis Potosí, no tiene derecho a solicitar su libertad bajo fianza, por lo que debe permanecer en el centro penitenciario.