4 de octubre de 2013 / 05:38 p.m.

San Nicolás de los Garza.- Los sujetos que asesinaron a la estudiante de la facultad de ingeniería, eran estudiantes y compañeros de la víctima en la Universidad Autónoma de Nuevo León.

Uno más pertenecía a una universidad privada, además de una mujer que participó en el falso secuestro para extorsionar a la pareja de la hoy occisa.

Ante las autoridades investigadoras, los detenidos confesaron haber estrangulado y descuartizado a Johana Flores Martínez, por temor a ser delatados por ella.

Lo anterior a pesar de que la hoy occisa estuvo de acuerdo con inventar el auto secuestro para extorsionar a su esposo con el cual procreo un hijo que actualmente tiene tres años.

Cada uno de estos sujetos fueron detenidos por los agentes de la policía ministerial en diferentes sectores de la zona metropolitana de Monterrey.

Luego de una larga investigación, los detectives capturaron al novio de la hoy occisa, el cual fue identificado como Rubén Andrés Rodríguez Pruneda, estudiante de la misma facultad.

Además fue retenido otro estudiante de la UANL identificado como Alberto Vázquez Martínez y el estudiante de la universidad valle de México,Francisco Javier García García.

Los cuatro declararon los pormenores del asesinato, donde fueron sometidos a una serie de interrogatorios y señalamientos que los involucran en el asesinato.

Con suficientes pruebas dentro de las averiguaciones, la Procuraduría de Justicia solicitó al juez penal una orden de arraigo para los detenidos, de esta manera los inculpados fueron internados en la casa de seguridad en el barrio antiguo.

El principal responsable de los hechos es señalado Rubén Andrés Rodríguez Pruneda, quien narró como llevaron a cabo el asesinato.

El inculpado aseguró, según Jorge Domene Zambrano haber llevado a la joven hasta un terreno baldío en la avenida Acapulco.

Para asesinarla, estrangularla y con un cuchillo le causaron varias heridas en el cuerpo, posteriormente el cuerpo lo colocaron en un costal y lo trasladaron a una casa en la colonia los cristales en Guadalupe.

En este lugar, decapitaron y desmembraron el cadáver, cuyas partes colocaron en bolsas de plástico y les prendieron fuego en un terreno de la colonia la fe, donde fueron localizados por patrulleros municipales.

A pesar de haber asesinado a la joven estudiante, los delincuentes se comunicaron con el esposo y padre del niño de 3 años de edad, para cobrarle el dinero del rescate y lo citaron en una plaza comercial en el municipio de San Nicolás.

Sin embargo, cuando iban a cobrar el dinero del rescate, los delincuentes esperaron durante varios minutos a la pareja de la víctima, pero cuando iban a recoger el dinero el ver una patrulla los puso nerviosos y se dieron a la fuga.

Marcial Pasarón