5 de junio de 2013 / 12:28 p.m.

 

 

Monterrey • Luego de ser perseguido por elementos de Fuerza Civil, un presunto ladrón que intentó huir corriendo sobre el techo de varios domicilios de la colonia Independencia, perdió el equilibrio y al caer quedó atorado entre dos bardas de concreto.

Cerca de las dos de la madrugada, los gritos de varios vecinos de las calles Veracruz, Libertad y Oaxaca, alertaron a los elementos de una patrulla de Fuerza Civil.

Lo anterior en base a que en un domicilio, un sujeto había intentado robar algunos objetos, por lo que de inmediato se inició la búsqueda del presunto ladrón.

Tras varios minutos, el inculpado de nombre Junior Aaron Salinas Gómez, de 23 años de edad, fu ubicado en el techo de una casa sobre la calle Veracruz.

Esto provocó que elementos estatales comenzaran a perseguirlo y a gritarle que se bajara del techo, pero el Salinas Gómez hizo caso omiso y comenzó a correr sobre el techo de varias casas, tratando de evitar ser detenido.

Sin embargo, luego de brincar y correr sobre varios de ellos, el presunto ladrón perdió el equilibrio y al precipitarse al vació cayó entre dos bardas de concreto.

Al quedar atrapado, los elementos de Fuerza Civil del Estado solicitaron el apoyo del personal de Protección Civil de Monterrey para poder auxiliar al inculpado.

Asimismo arribaron socorristas de la Cruz Verde de Monterrey, quienes apoyaron a los rescatistas en las labores de auxilio.

Las maniobras de rescate y la presencia de uniformados en el lugar, provocó que vecinos comenzaran a salir de sus domicilios y materialmente inundaran las mencionadas calles.

Entre gritos, los elementos de rescate trabajaron hasta que lograron liberar al joven de 23 años de edad, quien afortunadamente no sufrió lesiones de consideración.

Debido a lo anterior, el inculpado fue entregado a los oficiales de Fuerza Civil, quienes lo esposaron y llevaron a una de las unidades.

Pero cuando lo sacaron por el pasillo de una casa, los vecinos enojados trataron de atacarlo a golpes, varios hombres le lanzaron puñetazos que no alcanzaron al detenido.

Debido a lo anterior y ante el temor de que los enojados vecinos les quitaran al joven, los policías estatales formaron una valla hasta que la patrulla circuló por la calle Oaxaca hacía el sur.

Marcial Pasarón