Redacción 
10 de junio de 2013 / 01:25 p.m.

 

Terán • Acusado de haber tomado fotografías inapropiadas con un iPhone a 10 alumnas, un maestro de una primaria del municipio de Terán fue arraigado ayer por la Procuraduría de Justicia en el Estado.

El profesor Jorge Alberto Muñoz Mendoza, de 30 años de edad, fue ingresado ayer por la noche a la casa de arraigo del Barrio Antiguo, donde permanecerá 30 días retenido, mientras la fiscalía reúne los elementos para integrar la averiguación previa correspondiente.

Una fuente allegada a las investigaciones, dijo que cuentan con las imágenes que se encuentran grabadas en el teléfono inteligente del profesor, por lo que ya se encuentran profundizando en las indagaciones.

Hasta el momento cuentan con el testimonio de 10 niñas, cuyos padres ya presentaron las denuncias correspondientes para que se procedas conforme a la ley contra el profesor.

Según trascendió, el caso se puso al descubierto el pasado viernes cuando una alumna de sexto año sorprendió cuando el maestro tomaba fotos a una niña que tenía su falda arriba.

La adolescente salió asustada de la escuela ubicada en la comunidad La Corona, en el citado municipio y dijo a sus padres lo que había visto, quienes de inmediato dieron parte a la policía de Terán.

Los uniformados se dirigieron al plantel educativo y se entrevistaron con el maestro, quien en todo momento negó las acusaciones.

Sin embargo decidieron llevárselo en calidad de detenido a las celdas de la corporación, mientras se aclaraba la situación.

Y mientra esto ocurría, el resto de los maestros hablaron con los alumnos en forma individual, los cuales aceptaron haber sido víctimas de chantaje, para obligarlas a que se dejaran fotografías semidesnudas.

Debido a que eran ya más de diez las denuncias contra el menor, presentaron la denuncia formal ante la Procuraduría de Justicia y de inmediato fue comisionado un grupo de la Agencia Estatal de Investigaciones para indagar sobre el caso.

La fuente mencionó que hasta el plantel educativo llegaron peritos de la PGJE, quienes abrieron los cajones del escritorio del maestro, y en ese lugar encontraron el teléfono celular y confirmaron la existencia de las fotografías de las menores.

Tras confirmarse las evidencias, Jorge Alberto Muñoz Mendoza, fue puesto a disposición del MP, quien solicitó al juez de Montemorelos una orden de arraigo, la cual fue concedida.

Por estos hechos el acusado podría enfrentar cargos por los delitos de atentados al pudor y pornografía infantil.