22 de febrero de 2013 / 11:28 p.m.

Cuernavaca • El gobierno de Morelos anunció la detención de un agente de la Policía Ministerial de la Procuraduría General de Justicia (PGJ), vinculado con la evasión de Antonio Elí Miranda Román, “La Moña”, así como del supuesto agresor de Crisóforo Rogelio Maldonado, “El Bocinas”, ambos supuestos líderes en Morelos y Guerrero de grupo delictivo denominado “Los Rojos”, quienes sufrieron un ataque armado el pasado 10 de diciembre.

Jorge Messeguer Guillén, Secretario de Gobierno de Morelos, informó que según información derivada de los trabajos de investigación e inteligencia de la Policía Federal, Edgar González Acosta, servidor público de la PGJ y Alfredo Baldovinos Aguilar, presunto sicario, fueron detenidos juntos, a bordo del mismo vehículo, y además se les aseguró una pistola calibre 9 milímetros, así como 100 cartuchos útiles.

El pasado 10 de diciembre, varios sujetos a bordo de un vehículo en marcha, dispararon contra Miranda y Maldonado, quienes viajaban en un auto VW tipo Gol y se dirigían de norte a sur por el libramiento de Cuernavaca; la agresión les obligó a introducirse a la ciudad, pero las heridas del segundo los obligó a detenerse y pedir ayuda, por lo que el afectado fue internado en el hospital del IMSS ubicado a una cuadra del lugar donde se estacionaron.

Miranda fue llevado a las instalaciones de la Secretaría de Protección y Auxilio Ciudadano (SPyAC), de donde se le permitió irse momentos después, “porque no tenían nada en contra de él”, según versión del entonces titular de la dependencia, Guillermo Barclay. Cuando Miranda se dirigía a las puertas de la dependencia, fue alcanzado por varios hombres que le custodiaban, entre ellos Edgar González Acosta, quien lejos de detenerlo, lo acompañó a un auto en el que se dio a la fuga. Los hechos quedaron videograbados en las cámaras de seguridad y vigilancia de la ciudad.

Mientras tanto, Maldonado logró evadirse dos días después del hospital, y se dirigió a la ciudad de México donde fue internado en una clínica particular. Luego de seis días de atención, fue asesinado por dos hombres que le dispararon a quemarropa al internarse al centro hospitalario, vestidos como médicos.

De acuerdo con versiones policiacas extraoficiales, tanto el atentado como el posterior ataque contra Maldonado se atribuyó a un grupo antagónico conocido como “Los Guerreros Unidos”, sin embargo la versión oficial de las detenciones, ofrecida la mañana de este viernes, establece que agresores y agredidos se conocían.

DAVID MONROY/ CORRESPONSAL