AGUSTÍN MARTÍNEZ
3 de septiembre de 2013 / 12:56 p.m.

Monterrey • En serios problemas con la justicia se encuentran dos sujetos que dijeron trabajar como joyeros, pues protagonizaron una persecución de Guadalupe a Monterrey, donde volcaron y dañaron tres vehículos.

 

Al conductor le marcaron el alto oficiales guadalupenses y no hizo caso, por lo que se inició el recorrido, durante el cual el acompañante se arrojó del auto en movimiento.

 

Los hechos culminaron momentos después de la 1:00 horas del martes en la avenida Garza Sada, unos 100 metros al sur de Revolución, en Monterrey, después de que iniciaron en Juárez y Tolteca, en Guadalupe.

 

En ese lugar quedó volcado un automóvil Nissan Sentra color azul, modelo aproximado 2005, con su conductor lesionado; el acompañante había sido capturado en el sitio donde se arrojó del auto.

 

El supuesto responsable de esta persecución y accidente múltiple fue identificado como Julio Mendoza Pulgarín, de 33 años y quien habita en la colonia La Hacienda, en Guadalupe.

 

Su “cómplice” o acompañante dijo llamarse Pedro Raúl Garay González, de 42 años y con domicilio en la colonia Los Valles, en Juárez, Nuevo León.

 

En el sitio de la volcadura quedó dañado y como pérdida total un automóvil Chevrolet Cavalier color gris, el cual estaba estacionado en la lateral de norte a sur de Garza Sada.

 

En ese punto, también estacionada, fue impactada una camioneta Chevrolet Silverado pick up color negra.

 

Del mismo modo, los oficiales de Tránsito de Monterrey tomaron conocimiento del choque del Sentra contra un Pontiac Gran Prix color verde, en el que se desplazaba una familia, que resultó ilesa.

 

Según los informes, policías de Guadalupe les habían marcado el alto a los dos hombres cerca de la colonia Tolteca, por actitud sospechosa, pero se negaron a detenerse.

 

En ese instante comenzó una persecución por Juárez hacia el poniente, ingresando a Monterrey, por lo que los oficiales pidieron el apoyo respectivo.

 

Durante el recorrido y en un momento en que el conductor del auto redujo la velocidad para dar una vuelta, el acompañante abrió la puerta y se lanzó de la unidad, pero fue capturado.

 

Después de circular por varias avenidas y calles, el conductor del Sentra perdió el control en un desnivel de la avenida Garza Sada, impactando primero a los tres vehículos, y quedando finalmente volcado.

 

Ante este medio, el detenido de nombre Pedro Garay dijo que ambos se dedican a la reparación de joyería y relojes.

 

Negó que hubieran incurrido en algún delito previo a la persecución, señalando que desde la tarde del lunes ambos habían estado tomando cervezas.