JAVIER TRUJILLO
8 de junio de 2013 / 12:31 a.m.

Acapulco de Juárez • Elementos de la Policía Comunitaria y de la Casa de Justicia y Seguridad Ciudadana detuvieron a seis hombres y una mujer acusados, en múltiples cartas, de incurrir en ilícitos que van desde asalto, robo, violación, secuestro y venta de droga en el poblado de Xaltianguis.

Los hechos ocurrieron la madrugada del jueves, luego de diversas llamadas y mensajes escritos de habitantes de Xaltianguis, que demandaban la presencia de la Policía Comunitaria, al asegurar que las autoridades de Acapulco los tienen en el abandono y a merced de una banda delictiva.

Los detenidos y presuntos integrantes de la banda de plagiarios, extorsionadores y asaltantes del poblado de Xaltianguis, se realizó luego de un despliegue de las fuerzas de seguridad ciudadanas en la población que dejó como saldo siete detenidos, entre ellos una mujer.

Ellos son Fernando Moreno Chino, de 34 años de edad; Javier Moreno Chino, de 27 años; Iván Soto Reina, de 22, y al parecer líder del grupo delictivo que opera en el referido poblado.

También capturaron a los hermanos Ángel, Juan Carlos y Jonathan Manrique Contreras y una mujer de nombre Catalina Nava Millán, de 37 años, a los cuales les fueron aseguradas dos escopetas.

Luego de las detenciones habitantes del poblado empezaron a entregar denuncias por escrito en contra de los siete detenidos en las que los señalan de haber incurrido en delitos del fuero común y federal, los cuales van desde extorsiones, violación, secuestro y asaltos.

"El pueblo de Xaltianguis dice que lo tenían secuestrado en su propio pueblo, que ya no eran libres de salir a la calle sin que estas personas nos molestaran.

"Y son siete, son acusados de desaparecer a los trabajadores de diferentes empresas como Bimbo, Coca Cola, Sabritas, Marinela, Pepsi, Lala, Sello Rojo, Gamesa, a los que extorsionan para que puedan trabajar en esta zona rural del municipio de Acapulco", explicó uno de los habitantes a los comunitarios.

Entre los siete detenidos se encuentran al menos tres presuntos atacantes sexuales de una menor, sus familiares están exigiendo a los policías comunitarios que se les aplique la pena de muerte por lo ocurrido.