19 de marzo de 2013 / 10:28 p.m.

Más que estar en deuda con la afición por olvidar ganar en casa, el portero de Tigres, Enrique Palos consideró que el pendiente es con ellos mismos.

Y es que para el cancerbero el objetivo es no perder el protagonismo que ahora gozan y podría afectar si no se gana en el estadio Universitario.

“Uno como jugador y más en casa quieres ganar con tu afición y más que nada con nosotros mismos (es la deuda) para seguir siendo protagonistas y mostrar un buen nivel”, señaló el canterano.

“Y uno siempre quiere ganar los tres puntos, pero son circunstancias que nos han quitado puntos que a lo mejor deberíamos tener”.

Desde que venció a Jaguares y Atlas en los primeros dos partidos como local en el torneo, Tigres no ha ganado ante su público, tras empatar con Xolos de Tijuana, Santos, Morelia y Chivas de Guadalajara.

Las circunstancias del propio juego y desatenciones defensivas de último minuto, son, entre otros motivos, lo que ha provocado la “empatitis felina”, según Palos.

“También los rivales vienen a plantarse bien, a buscar una solidez defensiva y contragolpear”, agregó el oriundo de Aguascalientes.

“Nosotros tratamos de proponer, de tener la pelota, ir al frente, pero obviamente dejamos espacios atrás y ellos aprovechan”.

Más allá de la serie de empates en el Volcán, Tigres se sostiene en la cima general de la competencia por el paso perfecto fuera de casa, un privilegio que para Palos se debe cuidar con exigencia.

“Nos exige estar más preparados, estar arriba en un mejor nivel porque todos quieren superarnos, pelear de tu a tú, y nos quieren ganar”, dijo el arquero auriazul.

Raúl Villarreal