2 de enero de 2013 / 08:19 p.m.

 El gobernador del estado de Tabasco, Arturo Núñez, señaló que asumió el cargo con un endeudamiento de más de 10 mil millones de pesos que le dejó la administración de Andrés Granier Melo.

En entrevista para Milenio Televisión, el mandatario estatal, quien rindió protesta el pasado 31 de diciembre, señaló que se buscó que la transición fuera tersa, aunque en el tema de las finanzas “"no hubo mucha transparencia”".

"“Hubo esfuerzos para que la hubiera (transición tersa) pero lamentablemente en el ámbito de la finanzas el presupuesto se nos entrega totalmente comprometido, sin margen de maniobra, una deuda de más de 10 mil millones de pesos”".

Arturo Núñez señaló que si bien el estado enfrentó inundaciones y otras situaciones de emergencia durante cinco años, se aplicaron recursos federales como el Fonden para hacerles frente, por lo que “"no se explica este estado de las finanzas estatales”".

"“Tabasco está endeudado cuando durante 33 años fue la entidad federativa con las participaciones fiscales por habitante más altas de la República"”, agregó.

El gobernador detalló que la mayor parte del endeudamiento es a largo plazo, por lo que señaló que se tienen comprometidas las participaciones fiscales del estado hasta en un 14.4% hasta 20 años.

Para enfrentar esta situación, Núñez señaló que estableció comunicación con la Secretaría de Hacienda previo a su toma de posesión y ya se hizo un depósito que tenía la dependencia para apoyar el cierre de algunas entidades federativas.

“"Se nos va a dar un anticipo con cargo a las participaciones fiscales para poder cubrir la primera quincena del mes"”, indicó.

El funcionario estatal también dijo que se están iniciarán a realizar las auditorías para determinar por qué se endeudó la entidad.

Redacción