FRANCISCO ZÚÑIGA ESQUIVEL
21 de julio de 2013 / 01:57 p.m.

Guadalupe.- • Las 480 motocicletas recogidas durante los operativos de Tránsito de Guadalupe serán devueltas a sus dueños, se les perdonará la multa y el costo del corralón, con la condición de que se regularicen, les pongan placas y utilicen el casco o, de lo contrario, volverán a quitárselas y ahora sí tendrían que pagar la sanción.

El alcalde César Garza Villarreal se reunió con José Luis Álvarez Mendicuti, presidente de la Asociación de Mototurismo Organizado, y firmaron un convenio que beneficia a todos los motociclistas, pues de esa manera se ahorran lo que iban a pagar por las multas.

"Este convenio con la Asociación de Motociclistas no permite ponernos de acuerdo y que ellos se pongan en orden", dijo el alcalde al firmar el documento.

Garza Villarreal aclaró que el objetivo de los operativos no era recaudar, sino concientizar a los motociclistas del peligro que entraña para ellos circular sin la protección adecuada y tener sus vehículos en la ilegalidad, pues en caso de un robo, no lo pueden recuperar, aunque sepan dónde está.

Es por eso que se les condonaron las multas, el pago del corralón, pero con la condición de que todas sus unidades estén legalmente registradas.

Durante la semana pasada, todos las motocicletas cuyo conductor no trajera casco o que no portará la documentación en regla, fueron decomisadas.

Al aceptar el acuerdo, el presidente de los motociclistas solo pidió facilidades para pagar los impuestos por las motos.

"Sería cuestión de ponernos de acuerdo, para poder pagar las tenencias en partes, para no apretar mucho la cartera de los compañeros", dijo Álvarez Mendicuti.

La mayor parte de las motocicletas ya fueron entregadas a sus dueños, pero alrededor de cien continúan en el corralón, porque no se ha podido comprobar su legal procedencia, pues incluso algunas tienen los números de serie limados.

Garza Villarreal indicó que la falta de un registro de las motos permite que cualquiera sea robada impunemente y sus dueños no pueden recuperarla.

Es un problema que se vive en todos los municipios metropolitanos "y ojalá los otros alcaldes hagan algo", señaló el guadalupense.

Durante dos semanas, el municipio suspenderá los operativos para darles tiempo a los propietarios de motocicletas que se pongan al corriente.

Otro de los sectores donde trabajarán es con los repartidores, que siempre andan a toda velocidad y haciendo piruetas para meterse entre los coches y llegar pronto.