1 de septiembre de 2013 / 11:53 p.m.

Carla Suárez Navarro, que se ha convertido en la primera española en llegar a cuartos de final del Abierto de Estados Unidos desde Arantxa Sánchez Vicario en 1998. Dijo hoy que el partido que disputará con la número uno Serena Williams el día de su cumpleaños es "un regalo".

"Es un regalo que me da el tenis, mejor regalo no podía tener aquí. El sorteo por la parte de Serena nadie lo desea, pero tener esa oportunidad de estar en cuartos y contra Serena en un día especial para mí creo que lo voy a disfrutar", dijo emocionada la grancanaria en una conferencia de prensa.

Suárez Navarro, decimoctava cabeza de serie, se impuso hoy a la alemana Angelique Kerber, octava favorita, por 4-6, 6-3 y 7-6 (3), en un partido "con altibajos" por ambas partes, en el que tuvo que luchar también con unas condiciones "que no eran fáciles" debido al viento y la humedad.

Pese a esas condiciones, que llevaron a la germana a solicitar un tiempo de diez minutos para descansar tras el segundo set, la española supo estar firme "mentalmente" a pesar de que el primer set se le escapó "por detallitos", y siguió en pie durante una batalla "muy pareja".

Tras hacerse con un segundo set en el que Kerber dio "un bajón muy grande", Suárez Navarro logró remontar en la tercera manga un 2-4 en contra y, rompiéndole el saque, se colocó con un 5-4 en el marcador con el que levantó al público en la abarrotada pista Louis Armstrong, la segunda más importante en Flushing Meadows.

"Parecía que el estadio se caía, le pedí al estadio que me animara, pero después no supe controlar esas vibraciones y lo pagué caro", reconoce.

Tan caro que, sacando para ganar el partido, se le fue el juego en blanco, por lo que tuvo que ir hasta la muerte súbita para deshacerse de su contrincante y plantarse en cuartos de final del Abierto de EEUU por primera vez en su carrera y siendo la primera española en hacerlo desde Arantxa Sánchez Vicario hace quince años.

Los cuartos de final los disputará este martes, coincidiendo con su 25 cumpleaños, y lo hará no solamente en la pista central de Flushing Meadows por primera vez, sino además frente a la número uno del mundo y defensora del título, la estadounidense Serena Williams.

"Intentaré que ella no se sienta cómoda, hacerle correr hacia alante, de lado a lado, hacerle cortados, jugarle mucho al cuerpo, probaré mil cosas, aunque igual ninguna servirá", dijo entre risas la grancanaria, reconociendo el gran desafío que se le pone por delante.

Tras su partido de octavos de final, que presenció desde las gradas la exnúmero uno española Conchita Martínez, asegura que una de las cosas que tendrá "que mejorar es el hecho de sacar más el puño, de hacerle saber a la otra que estoy ahí, es una cosa que no controlo mucho".

Suárez Navarro se coloca virtualmente entre las 15 mejores del mundo tras esta victoria, algo que no ocurría desde Conchita Martínez en 2003, algo que prefiere no pensar: "Estoy contenta, no lucho para ver si soy la primera o la única en igualar las cosas que hicieron Arantxa y Conchita".

Y, aunque no ha mirado los ránkings, manifiesta: "A ver si puede ser más".

EFE