2 de julio de 2013 / 12:24 a.m.

El púgil estadounidense Floyd Mayweather Jr. y el mexicano Saúl 'Canelo' Álvarez llegaron a Houston para promocionar la llamada pelea del año que ambos van a protagonizar y lo hicieron envuelto en nuevas marcas de venta de entradas y también de popularidad.

Desde primeras horas de la mañana decenas de cientos de aficionados comenzaron a llegar a las inmediaciones del "Minute Maid Park", de Houston, escenario elegido para la presentación de ambos peleadores, donde se les había anunciado que la entrada sería gratis para ver la rueda de prensa, pero luego sólo tuvieron acceso a la misma un número muy reducido.

Los organizadores no explicaron porque permitieron que varios miles de personas, entre los que se encontraban niños y mujeres, estuviesen horas esperando en la calle con temperaturas superiores a los 35 grados centígrados para luego no darles la oportunidad de entrar al no haber espacio en el lugar donde montaron la improvisada rueda de prensa.

El resto de la presentación fue más de lo mismo que vienen repitiendo desde que la pasada semana comenzaron la gira de promoción en Nueva York, con la diferencia que a Houston llegaron en posesión de nuevas marcas de venta de entradas y recaudación.

Nunca en la historia del boxeo más de 20.000 entradas fueron vendidas en menos de 24 horas de ponerse a la venta a pesar que los precios oscilaron entre los 300 dólares, la más barata, y los 2.000 la más cara.

Sin embargo, a las pocas horas de estar puesto ya el "todo vendido" en las taquillas del MGM Grand Arena, de Las Vegas (Nevada), donde se va a disputar la pelea el próximo 14 de septiembre, y en los sitios de internet oficiales que tenían las entradas, surgió el gran negocio de la reventa.

Las entradas que originalmente valían 300 dólares ahora ya no se encuentran por menos de 2.000 dólares y las que tenían el valor oficial de 2.000 ahora por el internet las puedes conseguir por 30.000 y su valor irá en incremento.

Nadie dentro de la organización de la pelea que llevan "Golden Boy Promotions" y "Mayweather Promotions" quisieron entrar a valorar el problema ilegal que supone el mundo de la reventa y dijeron que su objetivo es permitir a través de los circuitos cerrados que se van a dar en la mayoría de los hoteles y casinos de Las Vegas la pelea pueda ser vista por el mayor número de aficionados.

Los representantes de ambas promotoras si confirmaron a EFE que se habían batido todas las marcas previas a la venta de entradas, tanto en la rapidez como en la recaudación que estaban ya seguros que superarían los 19 millones de dólares.

Ahora la gran menta es que también se supere la marca de la compra de la pelea por las personas que quieran verla por la televisión de pago.

Se espera que al menos 2,5 millones de personas la compren lo que sería igualmente otra nueva marca.

Los púgiles como ya es habitual en sus presentaciones dieron las gracias por todo el apoyo recibido por parte de los aficionados, especialmente en una ciudad como Houston, donde 'Canelo' Álvarez, de 22 años, fue el gran triunfador.

La mayoría de los seguidores, de origen mexicano, le dieron todo los aplausos y ovaciones, mientras que Mayweather Jr, de 36 años, por primera vez se vio sorprendido ante el abucheo permanente que le dedicaron los seguidores de 'Canelo' Álvarez, algo que hasta ahora no había pasado en las ciudades anteriores donde ya han estado para la promoción.

Al margen del recibimiento de los aficionados, ambos púgiles volvieron a darles las gracias por el apoyo recibido y reiteraron que estaban listos para dar un gran espectáculo deportivo cuando subiesen al cuadrilátero.

"Esta es la pelea que los aficionados querían ver y la hemos podido organizar, ahora lo único que tenemos que hacer es completar un gran espectáculo deportivo que permita demostrar quien de los dos es el mejor peso mediano junior del mundo", destacó Mayweather, que alabó la gran clase de 'Canelo' Álvarez.

Mayweather Jr. defenderá su invicto y el título de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB), mientras que Canelo "Álvarez" también está invicto y en poder de la corona del Consejo Mundial de Boxeo (CMB).

EFE