29 de enero de 2013 / 04:16 a.m.

Monterrey.- • El empeño de sus padres y la fuerza de una menor que sufrió quemaduras de segundo y tercer grado, al caer en un recipiente con aceite hirviendo, lograron que una esperanza de salvación se abriera al conseguir apoyo de la Fundación Michou y Mau en conjunto con el DIF de Monterrey.

El accidente que ocurrió el pasado viernes, cuando la pequeña Evelyn Carolina Salazar se encontraba en casa de su abuelo, donde tiene un negocio de rosticería, en la colonia Rafael Buelna. Ante un descuido, la pequeña de dos años cayó de espaldas en el recipiente.

Sus padres, José Antonio Salazar y Griselda Maya la trasladaron inmediatamente al Hospital Santa Cecilia donde fue atendida. Sin embargo los médicos le sugirieron trasladarla a la ciudad de Galveston, en Texas, Estados Unidos donde hay especialistas que pudieran sacarla de su gravedad.

El presidente del DIF de Monterrey, Roberto Garza realizó el contacto con la fundación que apoya a los niños con quemaduras y se hizo el acuerdo en el país vecino.

“Desde que tuvimos comunicación con Michou y Mau, nos pidió el apoyo para el traslado de los médicos de Galveston para allá y llevar a la niña al hospital, ya se tienen las visas para las personas”, explicó.

Los especialistas le comentaron a la madre de la menor que con la adecuada atención, la niña podría recuperarse en un mes y medio por lo que hicieron todo lo posible por viajar.

El DIF de Monterrey consiguió que la pequeña y su madre viajaran en un avión- ambulancia la tarde de este lunes, rumbo al hospital Shriners, donde la fundación se comprometió a buscar apoyo para costear el tratamiento.

"Me dijo el doctor, yo le puedo decir algo pero hay que ver cómo responde la niña.

"Hay que poner injerto, Dios quiera y se logre. Dice que puede estar bien ahorita y mañana no sé, por eso estoy nerviosa pero esperemos que todo salga bien", indicó entre lágrimas la madre.

Sandra González