Notimex
30 de julio de 2013 / 03:45 p.m.

El grado de dificultad de los saltos que ejecuta cada competidor es lo que determina quiénes son los deportistas que suben al podio en una competencia internacional de clavados, afirmó el jalisciense Yahel Castillo.

 

En entrevista luego de bajar del avión que lo trajo de Barcelona a la ciudad de México vía Bogotá, añadió que "en este deporte gana no el que ejecute con mayor consistencia su tabla de clavados, sino el que tenga mayor grado de dificultad, pues aunque caiga de cabeza sabe que puede lograr los puntos suficientes para que con ellos logre un sitio en el podio".

 

Detalló que tanto su entrenador Jorge Carreón como él analizan qué es lo que le pasa, ya que Castillo ha estado fallando en los clavados "fáciles", es decir, los de bajo grado de dificultad, y ejecuta mejor los "difíciles", los de alto grado de dificultad, que fue lo que le permitió subir al podio en el Campeonato Mundial de Natación de Barcelona.

 

El deportista recordó que fue precisamente el quinto clavado que ejecutó en Barcelona, dos y media atrás en "B", un salto de 3.0 grados de dificultad, el que lo dejó fuera del podio en el Mundial de hace dos años en Shanghai, China.

 

El cual estuvo muy cerca de volverlo a dejar fuera de las medallas en Barcelona, España, "pero afortunadamente pudimos subir al podio con nuestro último clavado".

 

Por otra parte, Castillo expuso que sabía que en el último clavado se iba a definir todo, tal y como sucedió en los Juegos Olímpicos de Londres 2012; "en Londres fallé en el último clavado y me fui al sexto lugar, y ahora me enfoqué en hacerlo mucho mejor".

 

Comentó que "esto quedará como una base para este ciclo que culminará con los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016, el tiempo seguro se irá rápido y lo único que pedimos es tener mucha salud en todo este tiempo, para seguir trabajando fuerte".

 

Castillo detalló que la competencia celebrada en Barcelona fue de un altísimo nivel, "lo que se reflejó en las puntuaciones; ahora lo que haremos será descansar, tomar unas vacaciones y después regresar a los entrenamientos pensando en hacer algún cambio a nuestra tabla de clavados".

 

Asimismo, mencionó que "con los resultados estamos demostrando que fue acertada la decisión de cambiar de entrenador, pues con Jorge Carreón hemos logrado subir seis veces al podio, pero nunca dejaré de agradecer a Jorge Rueda todo lo que me enseñó, que fue mucho".

 

Al hacer un balance de su actuación y de lo hecho por el equipo mexicano, señaló que "en lo personal es bueno, aunque creo que pude haber conseguido la medalla de plata, y en lo colectivo las tres medallas que se lograron son muy buenas, si se toma en cuenta que estamos iniciando el ciclo olímpico".