28 de abril de 2013 / 12:59 a.m.

Tras la manifestación de propietarios de antros y bares para extender el horario de venta de alcohol, alcaldes del área metropolitana ofrecen posturas divergentes, ya sea aludiendo el apego a la ley o el acuerdo de cierre real en negocios de ese giro.

Mientras que la alcaldesa de Monterrey, Margarita Arellanes Cervantes, se mantiene firme en el horario de venta de alcohol, su homólogo de San Pedro Garza García, Ugo Ruiz Cortés, reporta que la ampliación del horario permite un mejor control de los establecimientos.

La alcaldesa de Monterrey, Margarita Arellanes Cervantes, señaló que el ayuntamiento regio solo cumple con lo que dictamina la Ley Estatal de Alcoholes, por lo que si eso es lo que desea la gente, deberá aprobarlo el Congreso local tras consulta pública.

La alcaldesa de Monterrey mencionó que desde hace una década no se modifica esta ley, pero, en caso de hacerse, competerá al Poder Legislativo esta tarea, previa consulta pública para saber si en realidad es el deseo de la ciudadanía.

“Corresponderá a los diputados tomar una decisión, previa consulta pública que se realice sobre los horarios. Es una ley estatal, no es nada más perteneciente a un municipio, sino a todo el estado de Nuevo León y serán los diputados quienes habrán de decidir sobre los horarios de venta de alcohol.

“Lo que estamos haciendo es dar cumplimiento a ese ordenamiento que han emitido los diputados hace aproximadamente 10 años”, afirmó.

Arellanes Cervantes destacó que la consulta pública debe contemplar el punto de vista de diferentes sectores de la población, no solo a propietarios de antros y bares, sino a los propios jóvenes y padres de familia, pues de lo contrario la consulta sería sesgada.

“Aquí la postura del municipio ha sido muy clara: estar apegados al cumplimiento de la ley.

“Al legislativo le corresponderá el análisis, verificar con los ciudadanos a través de una consulta qué es lo que queremos, cuáles horarios, qué queremos los padres de familia. Aquí no nada más se puede ver sesgado con un solo sector, hay que tener esa consulta con los padres de familia, con los jóvenes, con todos los que conformamos la sociedad”, afirmó.

Por otro lado, al municipio de San Pedro Garza García, el único del área metropolitana que permite a los propietarios de antros el cierre hasta varias horas después del resto, no le va tan mal con la extensión de horario, aunque es un acuerdo para evitar percances.

Ugo Ruiz Cortés, alcalde sampetrino, mencionó que de esta forma comenzó un reordenamiento de la vida nocturna llegando a un punto intermedio, pues los locales tramitaban amparos y cerraban las puertas hasta horas donde comenzaba el flujo vehicular de la clase trabajadora.

“En el respeto a un acuerdo con los dueños de los lugares para evitar que cerraran mucho más tarde, como hacían con procedimientos de amparos que tenían promovidos. Antes de ese acuerdo, en San Pedro había lugares que cerraban a las 8:00, 9:00 o 10:00 de la mañana con el peligro y el riesgo de tener horas donde se juntan los que vienen de las fiestas con los que salen a trabajar. El acuerdo al que se llegó fue tener un punto medio donde también se considerara la costumbre ahora de los jóvenes de no salir tan temprano, sino mas bien salir a medianoche, por eso se encontró las horas de las 4:30 de la mañana”, explicó.

Ruiz Cortés mencionó que, con esto, ahora puede haber un control mejor en el municipio, pues saben que mucho antes de que amanezca los locales se encuentran cerrados y los clientes despejando la zona, aunque para ello han tenido que ampliar la vigilancia en el sector de antros.

“De las cosas que podemos mencionar, es precisamente que ya no estamos teniendo lugares que cierren después de las 5:00 de la mañana, que a veces se vaciaban los lugares; por otro lado, se ordena la vida nocturna y me refiero al no haber lugares que cierren después de es ahora sabemos que a una determinada hora todos se van a dormir, y eso nos ha permitido a nosotros tener un mejor control de las cosas que suceden en el municipio y de la vigilancia que tiene que haber en cierto sectores”, agregó.

Sin embargo, el que sea el único municipio metropolitano de Nuevo León con estos horarios le ha traído una ventaja a San Pedro, pues el flujo de clientes se disparó casi al doble, tanto por clientes como en locales que brindan este servicio.

“Así, evitamos que se dispersen las fiestas a las casas y otros sectores y negocios que puedan cerrar en la mañana. Al momento de estar cerrando lugares donde había un polo de atracción de la gente que se divierte en la noche como el Barrio Antiguo, muchos se desplazan a San Pedro, antes teníamos un flujo de gente que oscilaba entre las 6, 7 u 8 mil personas, ahora tenemos 15 o 16 mil personas las noches de jueves, viernes y sábado. Este incremento que da a trabajar o a divertirse a estos lugares ha obligado a la administración a hacer una vigilancia mayor en estas zonas”, puntualizó.

Israel Santacruz