18 de marzo de 2013 / 02:46 p.m.

San Pedro Garza García • Las empresas de la localidad premian a sus empleados con aumentos de sueldo y promociones de manera generalizada, es decir, no lo hacen a través de un mecanismo que avalúe las competencias del trabajador, explicó Mónica Lenz, Asociada Senior de la firma especializada en Capital Humano Mercer México.

“"Algunas de las áreas de mejora que vimos, es decir, contra las prácticas internacionales, y que hoy se hacen en México, tenían que ver sobre todo con el pago de salarios, los incrementos que se dan en las personas de manera diferenciada por mérito"”, indicó.

A través de una encuesta que se realizó a 140 de las empresas más representativas de Monterrey y Saltillo, se dio a conocer que la tendencia de pagar y dar incrementos a los empleados por mérito bajó el año pasado.

“"Entonces eso está demostrando que las empresas están retornando, y digo retornando, porque cuando la crisis del 2009, las empresas se movieron a dar todo por mérito. Y tenía sentido porque si la gente tenía un presupuesto decía ‘si tengo poco, se lo doy a los mejores"”, comentó la especialista.

Explicó que en el 2011 sólo el 29 por ciento de estas empresas otorgaba incrementos de sueldo y promociones de manera generalizada, sin considerar las aptitudes del trabajador. No obstante, para el 2012 esta estadística sufrió una modificación dramática, pues ascendió hasta el 40 por ciento.

Y totalmente a la inversa, los aumentos en los salarios y los ascensos en los puestos basados en el rendimiento, la eficiencia del empleado descendió de un 23 por ciento que tenían en el 2011, a un 19 por ciento para el año siguiente.

“"El problema se vino cuando las empresas empezaron a tener más presupuesto y están volviendo a las viejas tradiciones de dar incrementos generales, y olvidarse del tema del mérito o resultados"”, dijo.

Aunque, añadió, existen las que hacen un combinado entre la evaluación del desempeño y la generalización a la hora de entregar estos estímulos.

Señaló que estas condiciones perjudican a las empresas, principalmente porque ‘dejan de retener a la gente buena’, porque con los estímulos generalizados se está dejando de invertir en el recurso del talento.

“Sí hay grandes oportunidades de mejora, para que estemos mejor preparados para la guerra de talentos que ya llegó. Cuando hablas con un CEO o con un dueño de empresa o un director general, el segundo punto importante que tiene en su agenda es el talento, te va a decir: ‘yo quiero atraer y retener a los mejores’”, comentó.

Añadió que México está viviendo un momento histórico, en donde se prevé un gran crecimiento, por lo que las empresas deben entender bien cuál será su plan estratégico de talento.

“"Las formas tradicionales no van a servir para los próximos años, porque necesitas salir de la caja y dejar de hacer lo tradicional, porque el talento es diferente, porque las situaciones están cambiando y porque tenemos que entender mejor al talento que tenemos en la empresa"”, concluyó.

DANIEL ANGUIANO