16 de abril de 2013 / 08:09 p.m.

Monterrey • Aprovechando la ausencia de diputados priistas que habían acudido al evento del presidente, Enrique Peña Nieto, la bancada local del PAN intentó subir a votación y rechazar las cuentas públicas del Isssteleón y el municipio de García, lo que provocó una discusión y “zafarrancho” en el Congreso del Estado que terminó con la clausura abrupta de la sesión una hora después de iniciada.

En el apartado de Informe de Comisiones existía una lista de cuatro dictámenes previamente acordados entre las bancadas que conforman el Congreso del Estado, sin embargo una vez concluidos estos, el diputado del PRD, Eduardo Arguijo Baldenegro pidió la palabra para presentar un dictamen más.

Se trataba de la cuenta pública 2008 del municipio de García y que iba en sentido negativo, debido a una serie de irregularidades detectadas durante la administración del priista, Alejandro Valadez.

Pese a ello el presidente en turno del Congreso del Estado, Ernesto Quintanilla, “no lo vio” y pasó el turno a la siguiente fase del orden del día, que es Asuntos Generales, provocando la molestia de los diputados de Acción Nacional y desatando una discusión en tribuna.

“Ya pasamos a asuntos generales”, señaló Quintanilla, mientras el líder de la fracción panista le reclamaba; “A qué le tienen miedo, los dictámenes ahí están listos para presentarse, a qué le tienen miedo”, señaló.

Pese a los reclamos albiazules y del perredista Eduardo Arguijo que ya había subido a la tribuna, el presidente del Congreso cedió el uso de la palabra al diputado del PRI, Gustavo Caballero.

Esto ocasionó que los diputados del PAN; Jesús Hurtado, Héctor Briones y Francisco Treviño subieran a la tribuna para impedir que Caballero y Carlos Barona que se sumó a la discusión, intentaran quitar el estrado a Arguijo Baldenegro.

“El PAN está secuestrando la tribuna”, acusó en ese momento el secretario, también priista, Juan Manuel Cavazos, mientras que el diputado Alfredo Rodríguez pedía el uso de la palabra para una moción de orden, que nunca se le permitió; “Estoy pidiendo la palabra señor presidente, no me va a dar el uso de la palabra”, reclamó infructuosamente.

Ante los ánimos cada vez más caldeados el presidente Ernesto Quintanilla optó por sonar la campana y dar por concluida de manera abrupta la sesión, tan sólo una hora después de iniciada, pero al intentar salir del recinto fue encarado por Jesús Hurtado, pero la intervención de compañeros priistas que sacaron a jalones al presidente, impidieron que la discusión pasara a mayores.

En entrevista posterior el diputado del PAN, Alfredo Rodríguez Dávila, aseguró que: “no permitiremos que una minoría, porque son 15 los diputados del PRI, quieran mandar hacer y deshacer, sin sustento legal en este Congreso del Estado”, dijo.

Por su parte el diputado del PRD, Eduardo Arguijo Baldenegro lamentó que el PRI “reventara” la sesión para impedir que salieran adelante cuentas públicas en rechazo.

“No lo fundamentó en ningún artículo del reglamento ni de la ley orgánica del Congreso del Estado… son cuentas públicas que ya están dictaminadas y que ya había pedido chance de sacar al menos tres o cuatro”.

En tanto los diputados locales del PRI defendieron la actuación del presidente y acusaron al PAN de intentar “agandallar” la sesión del Congreso del Estado.

“El presidente tiene la facultad de dar por clausurada la sesión en casos como este en donde no se podía mantener el orden… esta presidencia siempre va a tratar de actuar dentro de la legalidad”, señaló Quintanilla.

“El PAN ha intentado agandallar la sesión”, agregó por su parte Juan Manuel Cavazos, quien recordó además que el lunes el PAN rompió el Quórum de la misma y los acusó de obstaculizar el trabajo legislativo.

Finalmente el priista Carlos Barona negó que su partido intente obstaculizar cuentas públicas que tengan relación con funcionarios o gobiernos de priistas, y aseguró que: “nosotros no vamos a ser tapadera de nadie, las cuentas públicas que vayan en sentido negativo se sacarán, pero en su momento”, concluyó.

REYNALDO OCHOA