23 de enero de 2013 / 02:29 p.m.

Aunque la exigencia de “austeridad” ha sido la bandera de la actual legislatura, diputados locales preparan un incremento de entre un 10 y un 13 por ciento en su dieta mensual que podría ser aprobado este mismo viernes.

Bajo el argumento de que existe un rezago de un 30 por ciento en la actualización de sus salarios, los coordinadores de las cinco fracciones que conforman el Congreso del Estado alistan el dictamen en el que, en base al tope salarial vigente impuesto por el Consejo de Remuneraciones del Estado, podrían aumentar su percepción mensual de los 76 mil pesos que reciben actualmente como dieta, a los 85 mil pesos mensuales.

Este incremento contrastaría con el aumento al salario mínimo de los trabajadores, que para este año fue fijado en sólo un 3.9%.

Además de esto, los líderes parlamentarios preparan también las fórmulas para distribuir los recursos de los denominados “bonos de gestoría” y que según fuentes al interior del Congreso Local, se estaría fijando en los 30 mil pesos mensuales para cada uno de los 42 diputados locales.

El primer paso se daría tal vez este jueves cuando la Comisión de Coordinación y Régimen Interno (Cocri) reanude sus juntas ya con un dictamen “planchado” en ambos temas, a fin de que sean sometidos a votación para que sea llevado a la diputación permanente para su aprobación.

El tema deberá ser votado este mismo viernes, ya que se trata de la última sesión del mes de enero, debido a que ya existe un presupuesto aprobado para solventar el incremento en la dieta mensual de los legisladores y lo que será distribuido para la labor de gestoría de los diputados, y de lo contrario no se verá reflejado en las nóminas de febrero.

Descongelando ingresos

Luego de mantener congelados sus salarios por casi 10 años, algunos diputados propusieron un aumento de hasta un 25% o incluso el doble del salario.

Esto abre la posibilidad a una segunda propuesta que aún está en el tintero y que permitiría a los legisladores locales realizar un incremento anual en los salarios, para en los tres años de la actual legislatura abatir este rezago en sus remuneraciones.

En 2003, el sueldo de éstos fue reducido de los 125 mil pesos mensuales a 76 mil, dieta que ha permanecido sin fluctuación.

Fuentes al interior de Congreso han señalado que ya han existido acercamientos con el presidente del Consejo de Remuneraciones del Estado, a quien le habrían entregado un estudio comparativo entre los sueldos de los diputados locales y los de otras entidades en teoría “menos importantes”.

En cuanto a los llamados “bonos de gestoría”, el Congreso deberá definir los métodos de distribución, fiscalización y porcentajes de asignación del presupuesto autorizado para los comités de gestoría de cada diputado.

Sin embargo, la propuesta que ha prevalecido es la de asignar un monto de 30 mil pesos mensuales a cada uno de los diputados, pero con el candado de que cada uno solicite estos recursos y firmen la petición, lo que no fue del agrado de todos los legisladores.

En total, los legisladores ocuparán una bolsa anual de 5 millones 40 mil pesos para el incremento en su dieta, y otra de 15 millones 120 mil pesos, un total de 20 millones 160 mil pesos más de lo que se gastan cada año.

— REYNALDO OCHOA