15 de noviembre de 2013 / 03:01 a.m.

Sergio Pérez sonríe a pesar de saber que el próximo año no estará en uno de los equipos de punta; piensa positivo, cree que se mantendrá en la Fórmula Uno por una campaña más, pero tampoco pierde la realidad de las cosas, sabe que ahora deberá doblegar el esfuerzo si es que quiere regresar a uno de los equipos de arriba; sí, admite que lo de McLaren fue un fracaso, pero no deja de repetir su idea de ser campeón del mundo.

"Va a ser difícil (regresar a uno de los equipos de punta), pero es tan difícil como llegar a un equipo grande, siempre será así. Lo conseguí una vez y no se debe olvidar que en el 2012 solo Red Bull no se interesó por mí dentro de las escuadras top. Creo que puedo regresar. Estoy seguro que esto no se ha acabado. Puedo seguir adelante", exclamó el originario de Jalisco en el trazado de Austin, Texas, donde este viernes iniciarán las actividades del penúltimo Gran Premio del año.

Las opciones de Pérez pasan ahora por Force India y Lotus, equipos de media tabla, quienes cuentan con las herramientas para conseguir podios. En el caso de la escuadra de Gerard López, Kimi Räikkönen ya demostró que incluso se es posible ganar carreras. Sobre su posible traslado a esas alineaciones él opina: "en las circunstancias en las que estoy no lo vería como un retroceso estar con ellos, son equipos que me permitirían mostrar mi talento. El próximo año todo va a cambiar con las reglas, no sabemos qué equipo va a estar adelante".

Sauber parece ya no ser una opción para el egresado de la casa suiza. A pesar de que con ellos logró tres podios en el 2012 prefiere verlos como una candidatura poco viable; de hecho, no descarta Estados Unidos en caso de no encontrar un sitio competitivo. "Tengo que llegar hasta el final de las opciones para seguir. Si no encuentro nada probablemente pueda ser Estados Unidos, no hay nada en Europa que me llame la atención. Indy Car lo consideraría si no tengo chances de seguir en Fórmula Uno".

DESCONOCE LAS CAUSAS

Sergio Pérez había firmado un nuevo contrato con McLaren el pasado 4 de noviembre, y únicamente restaba esperar el retorno del documento por parte de los directivos de Woking, situación que nunca se presentó. En su lugar, el viernes 8 de noviembre recibió una llamada de dos minutos del director de la escuadra, Martin Whitmarsh, quien le informó de su salida.

"No he tenido el tiempo de hablar con Martin. Espero saber las razones, pero más allá de eso no veo el caso. Solo recibí una llamada...No sé qué fue lo que sucedió", expresó el competidor de 23 años, quien a su vez admitió no fue perfecto en su estancia: "obviamente cometí errores, como todos, y aprendí de ellos. Desde el primer día que firmé con McLaren hasta el último he dado y daré todo".

Sergio Pérez se convierte así en el tercer hispano que tiene una corta estadía en McLaren, y se une al listado que conforman Fernando Alonso y Juan Pablo Montoya.

En su caso particular, Checo señaló que si bien él cometió errores, el coche (MP4-28) no ayudó a su desempeño. "El diseño fue un error. McLaren di un paso atrás pensando que darían cinco adelante, pero dieron cinco pasos atrás pensando en dar 20 adelante. Cuando dimos 10 pasos atrás nos dimos cuenta de que estábamos con una gran desventaja. Mejoramos, pero los de adelante mantenían la misma diferencia".

Ante esta situación, Sergio Pérez le deja un consejo a Martin Whitmarsh y toda la plana directiva de la escudería, y ese es el otorgarle las mejores herramientas a Kevin Magnussen, porque de no hacerlo afectarán no solo la historia del equipo, sino la de novato.

"McLaren debe tener un año fuerte. Probablemente piensan que Magnussen puede ser quien pueda hacer el trabajo. Le deseo lo mejor. Solo el tiempo dirá si tomaron la decisión correcta".

LUIS RAMÍREZ