30 de noviembre de 2013 / 05:10 a.m.

El castigo sólo duró 48 horas para Antonio Briseño jugador del Atlas, quien el directivo Armando Morquecho le negó el acceso al club debido a que el defensa central no quería renovar su contrato con el Atlas por los próximos 4 años.

La dirigencia rojinegra separó al jugador y no cambiarían la postura hasta que no estampara su firma en el nuevo contrato, pero los nuevos dueños del equipo, los emisarios de televisión Azteca, reintegraron al plantel a este jugador.

"Armando Morquecho me informó que no tenía acceso al club, que no me presentara a entrenar, pero recibí una llamada de Arturo Villanueva de TV Azteca quien me dijo que no podía perder ningún día más de entrenamiento, que me integrara de inmediato a los trabajos y que la renovación del contrato la vería con los nuevos dueños".

El Pollo Briseño no ha sido el único castigado por parte de la directiva ya que hace unas semanas también separaron del plantel a Alfonso González por la misma circunstancia.

"Yo siembre he sido rojinegro y seguiré siendo, llegué al club desde los 12 años y estoy muy agradecido con el equipo, no tengo resentimiento con la directiva pues ellos buscaban lo menor para ellos y yo lo mejor para mi, pero ahora estoy trabajando dejando de lado estas circunstancias y olvidándome del tema de mi contrato. No sé nada sobre el interés de otros equipos por mi, de momento sólo quiero jugar con el Atlas", dijo Antonio Briseño.

JESÚS HERNÁNDEZ