9 de marzo de 2013 / 03:32 a.m.

Jorge Luis Uruistegui aseguró que un grupo de profesores intenta desestabilizarlo y restarle credibilidad para estar en condiciones de ganar las próximas elecciones a fin de asumir dicha dirección.

 Guerrero • El director de la Unidad Académica de Arquitectura de la Universidad Autónoma de Guerrero (UAG), Jorge Luis Uruistegui Traín, indicó que hay un grupo de maestros que intentan destituirlo por intereses políticos, además de que se ha resistido a cubrir los actos de corrupción que aseguró, cometen de manera recurrente.

Uriostegui Train aseveró que las acusaciones realizadas en su contra por parte de los 22 maestros que tomaron las instalaciones de la escuela durante la mañana del 7 de marzo, en realidad carecen de fundamento y tienen más connotaciones políticas.

"Durante la protesta colocaron una manta que más que protesta parece de campaña, por eso nos llama mucho la atención la forma en que se hace el planteamiento", indicó el director.

Manifestó que tiene el respaldo mayoritario de la comunidad estudiantil, cuya matrícula rebasa los 600 alumnos legalmente inscritos.

Recordó que hace un año un joven manipulado por personas que se oponen a él intento agredirlo dentro de la institución, hubo varios testigos y eso fortaleció el levantamiento de un acta que derivó en la suspensión por diez días, pero el joven acudió a la Comisión Estatal de Derechos Humanos (Coddehum).

"El joven no sufrió agresiones y posteriormente fue a pedir disculpas, sin embargo los maestros ahora sacan a relucir el caso para justificar sus acciones, eso es algo que no se vale", indicó.

En realidad, dijo que hay un grupo de profesores que intenta desestabilizarlo para estar en condiciones de ganar las próximas elecciones de director, de ahí que comiencen a impugnarlo para restarle credibilidad, lo que aseguró que no van a conseguir.

"Estoy de acuerdo que no haya manipulación de calificaciones, ya que en la institución hay 17 alumnos irregulares, los cuales reprobaron y un profesor de la institución manipulo las calificaciones aprovechando del su cargo como consejero, lo que debe sancionarse", aseguró.

Dicha manipulación tiene la pretensión de congraciarse con los alumnos, pero en realidad implica generar un precedente de corrupción, lo que manifestó que no tolerará en el plantel.

Entre los inconformes mencionó al consejero Hugo Monroy, a quien dijo se le descubrieron varias anomalías, entre ellas que aprobó a 17 alumnos que habían reprobado, pero omitió firmarles el kardex y complicó la situación de los jóvenes.

También denunció la sustracción de equipo de laboratorio en el año 2008, el cual tiene un valor de 85 mil pesos, ya que incluye la estación total para estudios topográficos, razón por la que anunció que acudirá a la Comisión de Honor y Justicia del Consejo Universitario (CU), para hacer del conocimientode dicho órganode gobierno universitario lo que ocurre.

Mencionó tambien que Hugo Montroy, David Nava y Arnulfo Ortiz no fueron elegidos por los alumnos como asesores en el taller de tesis, como producto de la desconfianza que tienen de parte de la comunidad escolar.

Entre otros casos, dijo que está la profesora Patricia Chabelas, responsable de la asignación de las 90 becas académicas, pero que en realidad distribuyó solo entre sus allegados.

"Le di como plazo hasta el viernes para que la maestra Patricia Chavelas me entregara el nombramiento de cada beca, con el argumento de que necesitamos para actualizar la base de datos, pero no hizo caso y decidió manifestarse por pedirle que cumpliera con su trabajo, eso nos deja mucho que pensar respecto al manejo que hace de dichos apoyos", apuntó.

ROGELIO AGUSTÍN ESTEBAN