5 de mayo de 2013 / 02:28 p.m.

Apodaca • Los niños con alguna discapacidad motriz que acuden al Centro de Rehabilitación Integral o a las siete Unidades Básicas de Rehabilitación del municipio de Apodaca participaron en una olimpiada donde demostraron que su fe hace más fuerte su cuerpo.

Fueron 230 menores en edades de dos a 14 años los que acudieron al gimnasio municipal y compitieron en rodado, gateo, carreras con andador o sillas de ruedas y lanzamiento de pelota, entre otras disciplinas.

Un paso en cualquiera de estas competencias representa un gran esfuerzo para ellos y un logro para sus familias.

Una de las primeras en llegar fue la señora Guadalupe Ruiz, quien llevó a su hijo Francisco, quien padece complicaciones motrices.

Ella y su otro hijo esperaban escuchar "en sus marcas, listos, ¡fuera!" para echar porras a Paco.

"Fue difícil al principio, pero ya con las terapias todo se puede sobrellevar y con constancia. Estos eventos les ayuda mucho para que se motiven y también les influye mucho en el ánimo", mencionó.

Entre los participantes se encontraba Fernando Estévez, quien se preparó como todo un atleta para competir.

"En la escuela fui entrenando corriendo y haciendo ejercicio en la rehabilitación ahí con mis amigos", comentó entusiasmado.

Él nació con un absceso en la columna y la operación para extraerlo le perjudicó las piernas. Ocho años de rehabilitación le han dado esperanzas de caminar y a su madre la llena de felicidad.

En Nuevo León hay más de 147 mil discapacitados, el 8% en el municipio de Apodaca que atiende a 770 personas en sus unidades.

SANDRA GONZÁLEZ