9 de agosto de 2013 / 01:54 a.m.

 

Monterrey.- • El cabildo de Monterrey fue escenario de una airada discusión entre síndicos y regidores del PAN y del PRI, cuando se discutía un exhorto que finalmente fue enviado al Gobierno del Estado para que se difunda la información referente a la reestructuración de la deuda.

Durante la sesión ordinaria de este jueves, en el punto de asuntos generales, la síndico segundo, Irasema Arriaga, propuso el exhorto para el ejecutivo y a la Comisión de Transparencia y Acceso a la Información de Nuevo León para que haga cumplir la ley.

En el documento cuestionan al ejecutivo sobre los posibles riesgos que existan con las participaciones para los municipios debido a la calificación financiera negativa que tiene el Estado.

"Le solicito a la señora presidenta municipal ponga a consideración del Ayuntamiento la presente propuesta para que sea votada y una vez aceptada la misma, se gire un atento exhorto al Gobierno Constitucional y así mismo que gire oficio a la Comisión de transparencia y Acceso a la Información de Nuevo León para que implemente sus facultades previstas en el artículo 147 y 150 de la Ley en mención", expuso.

La respuesta por parte de los priistas no se hizo esperar, y en voz del regidor Eugenio Montiel Amoroso cuestionaron la reestructuración de la deuda regia que demoró nueve meses en realizarse.

Sin embargo al ahondar en el tema, el regidor fue interrumpido en varias ocasiones por la síndico segundo hasta que la alcaldesa les hizo una llamada de atención para mantener el orden en la sala.

"Yo les decía que nunca nos opusimos a esto, pero de eso a decir arrastradamente que fue un proceso extraordinario y ponerlo como ejemplo con fines políticos pues hay una enorme diferencia… tengan toda la tolerancia y apertura de escuchar", expresó Montiel Amoroso.

Al respecto la alcaldesa de Monterrey, Margarita Arellanes, pidió respeto entre los integrantes del cabildo para llevar a cabo la sesión en buenos términos pese a la diferencia de opiniones.

En tanto, el tesorero municipal, Rafael Serna Sánchez, explicó que la reestructuración del 60 por ciento de la deuda de Monterrey implicó un ahorro importante para la actual administración.

"La calificación que tiene el gobierno municipal para bien o para mal es A positiva, la calificación que tiene el Gobierno del Estado es BBB que es menor, y en esa medida coadyuva a que las instituciones financieras ven viabilidad financiera y en base a eso es como se negocian las tasas de interés, nosotros en el municipio tenemos que cuidar bien esa calificación", señaló.

Los panistas se impusieron con su mayoría para aprobar el exhorto que será enviado al jefe del ejecutivo estatal.

SANDRA GONZÁLEZ CORTÉS