20 de enero de 2013 / 03:26 a.m.

Oaxaca.- Maestros de la Sección 22 de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación y alumnos de las 11 escuelas normales regionales discuten la radicalización de sus protestas callejeras en Oaxaca para evitar que diputados locales aprueben la reforma educativa impulsada por el presidente Enrique Peña Nieto. Exigieron, en cambio, que su propuesta de autoevaluación sea elevada a iniciativa de ley.

Previo a la reinstalación de su asamblea estatal, los profesores oaxaqueños, quienes mantienen acordonada y tomada la sede de la Cámara de Diputados, donde también ubicaron un campamento, amagaron con mantener sus protestas y tomar otras más radicales para imponer sus propias condiciones.

El profesor Rubén Núñez Ginés, secretario general de la Sección 22, dijo que su movimiento se mantiene en alerta ante las reformas privatizadoras que instrumenta el gobierno federal. Asimismo, dejó en claro que la Sección 22 continuará en la lucha por la defensa de la educación pública.

Enfatizó en que en las próximas mesas de trabajo se exigirá que el Plan para la Transformación de la Educación de Oaxaca se eleve al rango de iniciativa de ley para su ejecución y de este modo mejorar el nivel educativo de la entidad sin descartar las características económicas, demográficas y culturales de cada una de las regiones y comunidades de Oaxaca.

En tanto, Francisco Manuel Villalobos Ricardez dijo que la asamblea plenaria acordó que se continuará con el acordonamiento de manera indefinida de la sede legislativa en Oaxaca, a pesar de las bajas temperaturas.

A su vez, el secretario general de Gobierno, Jesús Martínez Álvarez, consideró viable la aplicación en Oaxaca del Plan para la Transformación de la Educación en Oaxaca propuesta por la Sección 22.

Afirmó que hay acuerdos con la dirigencia magisterial, para que por primera vez se avance en la construcción de una contrapropuesta de reforma educativa.

Martínez Álvarez consideró que el plan propuesto por los profesores de Oaxaca es un documento elaborado con rigurosidad académica y que de manera minuciosa contiene la referencia de cada una de las escuelas.

"Lo que ellos plantean es viable, es un plan que involucra a la sociedad, es decir, que el maestro no solo sea el responsable del alumno, sino que se incluya a todos los sectores, y se atienda la problemática con las características de Oaxaca".

Manifestó que, tanto como un rechazo a la reforma educativa, no lo hay por parte de la Sección 22.

La opinión que tienen, explicó, es que se privilegia lo laboral sobre lo académico y están solicitando hablar directamente con autoridades de la SEP para que escuchen las particularidades de este plan.

“Con el PTEO no se violenta ninguna cuestión en materia federal, es aplicable para Oaxaca, incluso la evaluación va más allá de lo que propone la Alianza, la negativa no es a la evaluación, sino al estándar a nivel nacional".

Adelantó que se busca comunicación directa con el gobierno federal para que, de ser posible, contribuya con los marcos jurídicos necesarios para la aplicación del PTEO.

"El PTEO es un documento inédito en materia educativa, es un documento que ya fue sujeto a una evaluación, calificado por el politécnico y que privilegia la educación".

Martínez Álvarez consideró que este viernes, la Sección 22 podría retirar el plantón que mantiene en el Congreso. "Sería incongruente que continuaran, los legisladores nunca han estado en contra del magisterio".

Hizo notar que en esta ocasión, el magisterio no se movilizó, ya que no se suspendieron clases: "la visión cambia, si se entiende que sus acciones no son una movilización y que están en favor de la educación".

ÓSCAR RODRÍGUEZ