5 de enero de 2013 / 12:26 a.m.

Juan Alarcón Hernández, presidente de la Comisión Estatal de los Derechos Humanos, dijo que "si entre 2010 y 2011 hubo un promedio de 400 quejas, en 2012 solamente se recibió un máximo de 50".

 Guerrero • En 2012 las denuncias por abusos de militares cometidos contra la población civil disminuyó considerablemente respecto a 2010 y 2011, de acuerdo a la Comisión Estatal de Defensa de los Derechos Humanos (Coddehum).

Juan Alarcón Hernández, presidente el organismo local, manifestó que de acuerdo a la relación que tiene en su poder, el año pasado, las quejas relacionadas con abusos atribuidos al Ejército Nacional disminuyeron en una relación de dos a uno respecto a los dos años anteriores.

"Si entre 2010 y 2011 hubo un promedio de 400 quejas, en 2012 solamente se recibió un máximo de 50, lo que quiere decir que en la etapa del comandante de la novena región militar, Guillermo Moreno Serrano, se propició un clima de respeto a los derechos humanos", anotó.

Los abusos cometidos por militares se han reportado principalmente en el municipio de Acapulco y la Costa Grande.

En San Luis San Pedro y San Luis la Loma, pueblos pertenecientes al municipio de Tecpan de Galeana, en el mes de septiembre hubo un bloqueo carretero derivado de asaltos y homicidios cometidos en contra de la población civil.

Dicha protesta ameritó la intervención de la Coddehum y ésta solicitó la instalación de una mesa de diálogo con el comandante de la novena región militar, lo que se aceptó y tras varios días de trabajo se hizo posible la conciliación.

Actualmente, la fuerza militar está fuera de las dos comunidades, lo que ha regresado la tranquilidad a sus habitantes.

Alarcón Hernández señaló que hay un diálogo permanente entre la Coddehum y los altos mandos castrenses.

En donde el presidente de la comisión reconoce que todavía existen muchos problemas es en las policías preventivas, ya que está demostrado que un amplio sector no alcanza los parámetros de calidad que exige el proceso de certificación que impone el Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP).

Indicó que el problema de los policías debe analizarse a detalle, ya que es cierto que la sociedad reclama una policía que esté a la altura de los retos que actualmente enfrenta, pero no se puede echar a la calle a cientos de uniformados que no pasen las evaluaciones, sin darles una opción para que puedan garantizar el sustento de sus familias.

ROGELIO AGUSTÍN ESTEBAN