22 de febrero de 2013 / 12:39 a.m.

Monterrey.- • Los problemas vecinales se han disparado en Monterrey un 25 por ciento los últimos años, principalmente los relacionados con temas de ecología, estacionamientos o ruido, reveló el Centro de Mediación Municipal.

El pleito suscitado la noche del miércoles entre vecinos de la zona centro, que provocó que uno de ellos amagara con un machete al otro, es apenas un botón de muestra del aumento en casos, pues la autoridad registra un promedio de 50 incidentes por mes.

“Generalmente son derivados de conflictos civiles o comunitarios (…) a las partes se les convence que es mejor un buen arreglo, hay ciertas cuestiones que no son necesarias judicializarlas y que las partes se pueden entender, eso es lo que nosotros tratamos de hacer.

“En este momento ha estado creciendo, en el 2011 sentimos una baja en el número de asuntos, en el 2012 aumentamos un poco y en este 2013 tenemos la intención de hacer un poquito más de trabajo en el tema de la difusión”, explicó José Ángel Molina, director del Centro de Mediación Municipal.

Este último punto, a decir del funcionario, será vital para la reducción de pleitos entre vecinos, pues el grueso de los ciudadanos desconoce la existencia de la oficina, ubicada en la calle 5a Zona, de la colonia Caracol.

Molina advirtió que las partes acuden básicamente cuando existe la voluntad de ambos por llegar a un acuerdo, aunque la autoridad puede requerir a uno de ellos ante la denuncia del otro, siempre de forma voluntaria.

“Lo que hemos visto es que nos falta como actores sociales a todos el difundir esto, la parte de la mediación, el grueso de la población no acude por una cuestión de desconocimiento (…) estamos buscando que la gente se entere que la solución de conflictos vecinales o familiares los podemos resolver”, refirió.

Las estadísticas de solución de conflictos se encuentran en un punto medio: el 50 por ciento de los pleitos se resuelven y la otra mitad se retiran del Centro de Mediación como llegaron, principalmente porque nunca tuvieron la intención de llegar a un acuerdo.

“Hay asuntos donde ya las partes ya hablaron y vienen aquí con la intención de llegar a un buen arreglo, traen la mentalidad de ganar-ganar…hay otros asuntos donde una de las partes viene más molesta que la otra.

“Tratamos durante todo el procedimiento, mediante ciertas técnicas jurídicas y sicológicas de tratar que la gente se ponga en el lugar de los demás, es decir, en el lugar de su contraparte”, comentó José Ángel Molina.

El Centro de Mediación emite recomendaciones a los involucrados y, en ocasiones, los hace firmar un documento con obligaciones y validez legal, que permite considerar al asunto como cosa juzgada.

LUIS GARCÍA