24 de septiembre de 2013 / 04:25 p.m.

Lucas Silva salió del entrenamiento rayado con una sonrisa y a paso tranquilo. Ayer, pasadas las cinco de la tarde, había estampado la firma que selló el trámite de naturalización comenzado hace más de un año.

Con una selección mexicana entre aguas turbulentas, el brasileño no dudó en dejar su futuro abierto para vestir los colores aztecas. "Si las cosas se dan, será bienvenido un llamado. Pero primero hay que mejorar en lo individual, lo grupal y que el tiempo sea quien defina el resto".

"¿Vucetich? No influye que el profe sea el nuevo técnico y creo que lo que define una convocatoria es el trabajo que pueda realizar de aquí en más"

Respecto de su visita a las oficinas de la Secretaría de Relaciones Exteriores, el centrocampista expresó que inició el proceso por mi familia. "Tengo esposa e hijos mexicanos y me siento orgulloso de todo lo que me ha dado México y creo que esta nueva etapa es una forma de retribuir el agradecimiento que siento".

El centrocampista de veintinueve años no oculta la satisfacción por la decisión que recalcó como acertada. Para el primer torneo del 2014 los rayados tendrán una plaza disponible para una nueva incorporación extranjera y la posibilidad de aportar al equipo lo ilusionan.

"Estoy muy contento y soy consciente que para el club es muy importante contar con más opciones en futuras contrataciones", destacó el ex jugador de Toluca, Puebla y Atlante.

SANTIAGO FOURCADE