FRANCISCO ZÚÑIGA ESQUIVEL
30 de junio de 2013 / 01:53 p.m.

Santa Catarina.- • Una conductora distraída impactó un taxi en el momento en que cuatro jóvenes futbolistas se disponían a bajar del vehículo, matando a uno y dejando gravemente heridos a otros dos, además del taxista.

El accidente ocurrió sobre la avenida Madero, a la altura de la calle Acueducto, en el fraccionamiento Montenegro, de Santa Catarina, alrededor de las 9:00 horas de este sábado.

Era tal la velocidad del coche responsable, que tras impactar al taxi, arrastró otros dos vehículos que estaban estacionados.

En el percance también resultó lesionada la conductora, Carolina Vázquez, de 24 años de edad, quien manejaba un auto Civic con placas de circulación SNG 8230.

El ahora occiso, identificado solo como Ángel Cristian, quedó con el brazo sujetando la puerta trasera del coche, pues acababa de abrirla para bajar cuando fueron impactados.

Da acuerdo a la versión de los testigos, los cuatro jóvenes que viajaban en el taxi, un Tsuru con placas 5482 MLC, son trabajadores de la empresa Cartón Sultana, y llegaron al lugar, donde se encuentra el Centro Deportivo para un torneo interno de fútbol.

Al momento en que el taxi se detuvo, uno de los muchachos, no identificado, alcanzó a bajar, y justo en ese momento se impactó el Civic, prensando a los otros ocupantes.

Ángel Cristina, quien tenía entre 20 y 25 años, estaba abriendo la puerta y ya no alcanzó a salir, pues quedó prensado entre las láminas retorcidas del coche.

A un lado quedaron, con vida, pero graves, Abraham Loera Beltrán, de 23 años, y Daniel López Barrientos, de 27 años, compañeros de trabajo y equipo.

El conductor del taxi también resultó seriamente herido, por lo que no pudo proporcionar sus datos generales y pasó al Hospital Universitario en calidad de No Nombre.

De acuerdo a los elementos de Tránsito de Santa Catarina que tomaron conocimiento de los hechos, la conductora Carolina Vázquez iba circulando a una velocidad de alrededor de 110 kilómetros por hora, pues el impacto tuvo tal fuerza que empujo el taxi, un auto Chevy y una camionera Ranger, que estaban estacionadas adelante.

En el pavimento no se apreciaron huellas de frenamiento, por lo que suponen que la conductora iba distraída y se salió del carril central para orillarse y chocar contra el taxi.

Sin embargo, no pudo dar su declaración porque cayó en una crisis nerviosa que ameritó que los socorristas de la Cruz Roja la atendieran y llevaran a un hospital.