22 de febrero de 2013 / 02:47 a.m.

La agrupación, que se presentará en el Vive Latino, habló sobre Primario, su más reciente producción discográfica.

Ciudad de México • Tras la muerte de Arturo Rojas, tecladista de DLD, la agrupación asegura que no le buscarán reemplazo. “Seguimos igual, somos nosotros tres y Keno, que es nuestro baterista, pero a él no le gusta mucho dar la cara. Arturo se nos fue y posiblemente vamos a meter a otro tecladista, pero sería músico invitado”, comentó Erik.

A pesar de las modificaciones inmediatas para su presentación en el Auditorio Nacional el 25 de enero, por la repentina muerte de “Doppler”, la banda se siente satisfecha con el resultado y no descarta una pronta segunda presentación en el recinto, aunque por el momento están concentrados en la gira de Corona Music Fest que arranca el dos de marzo y su participación en el Vive Latino el día 15 del mismo mes.

Durante una conferencia de prensa donde DLD habló sobre su más reciente producción discográfica, Primario, Mario Alberto Pérez obtuvo de manos de sus ídolos una guitarra eléctrica autografiada. El fanático que no pertenece a ningún club de fans, y sigue al trío desde hace más de 10 años, fue recibido por la agrupación que agradeció su cariño. “Siempre está ahí, siempre está en todos los shows… Son de esas caras que pasan los años y siguen ahí”, reconoció Edgar.

La imagen de un rojo intenso de la mujer que forma parte del logo de DLD, acompañada de la leyenda: “Sólo hay que entender que nada es por siempre”, tatuada en la espalda de Mario; además de una original publicación vía twitter, y la resolución de complejas preguntas referentes a la historia de la banda de rock, lo hicieron acreedor de la guitarra roja.

Respecto al gusto por su música en personas de todas las edades, Erik comentó: “Hemos podido trascender de una generación a otra. Ahora hay gente que dice: ‘cuando yo estaba escuchando su primer disco iba en la prepa, ahora estoy casado, tengo dos hijos, tres divorcios… infinidad de cosas, y mis hijos ya los escuchan y se van a sus conciertos’. Es un fenómeno muy chido que la generación que ahorita te está escuchando lo haga con el mismo fervor”.

MARÍA JOSÉ CANTÚ