21 de agosto de 2013 / 03:59 p.m.

Cartagines hizo un juego inteligente para contrarrestar al obligado por su condición de local club angelino. Estuvo a menos de media hora de sacar un resultado sorpresivo, incluso con un par de llegadas que prometían pero acabaron en solo aproximaciones.

Terencio De Oliveira tuvo un cabezazo hacia el final de la primera mitad que pudo ser de mucho más peligro, tras una jugada que tejieron los ticos por la banda izquierda. Y en el segundo tiempo todavía con el partido 0-0, se juntaron Oliveira, Pablo Herrera y Randall Brenes en una buena combinación que prometía mucho más.

El Galaxy de Bruce Arena no tomo el partido tan a la ligera y salió con varios titulares al campo. Entre ellos Robbie Keane, quien le había marcado un hat-trick al Real Salt Lake el fin de semana pasado. Y para los que gustan del morbo creado en el arco angelino, Arena se decidió por el panameño Jaime Penedo, quien lo hizo por segundo partido consecutivo.

Desde la primera mitad se notó quien era el hombre importante al frente de los galácticos, ya que Robbie Keane tuvo tres chances de diferente manufactura, siendo la más clara un mano a mano con el arquero Wardy Alfaro, Keane quiso definir con un toquecito pero Alfaro aguanto bien y atajo.

Lo lamentable para el Galaxy en la primera parte, no fue tanto el resultado, sino que Robbie Rodgers salió lesionado, aparentemente por un problema en el abductor izquierdo.

En los segundos 45 minutos los locales fueron agobiando de a poco a los ticos. Siendo un cabezazo de Omar González que saco en la línea Esteban Sirias, y una mano polémica de Carlos Johnson que el árbitro no marco.

Bruce Arena hizo un cambio crucial, saco del terreno a José Villarreal y metió a Landon Donovan, quien jugo más atrasado a donde lo hacía Villarreal. El primer gol cayo pasada la hora de juego, cuando el mismo Donovan metió un balón filtrado por aire, Keane volvió a ganarle la espalda a los defensores y frente al arquero definió con un disparo fuerte, Alfaro alcanzo a tocarlos, parecía que sería suficiente para atajar pero el balón dramáticamente se metió en el arco.

A partir del primer tanto, Cartagines ya no dio la sensación de peligro, parecía no tenían un plan en caso de verse abajo a pocos minutos del final. Ya cuando el partido se moría, Keane y Donovan hicieron una pared por el centro, la cual dejo al irlandés en otro mano a mano con Alfaro. Keane no perdono y mando el balón a la red.

Buen inicio para el Galaxy, con el triunfo como local, pero deja el precedente de que Cartagines le peleara el boleto a cuartos, siendo el partido en Costa Rica un partido definitivo en caso de que el Metapan no meta las manos.