12 de mayo de 2013 / 10:45 p.m.

Monterrey.- • El luto invade la colonia Artemio Treviño, de Apodaca. La familia Luna Gándara perdió en un instante a cinco de sus integrantes en el accidente ocurrido en la carretera Agua Fría- Zuazua.

Los planes y sueños quedaron inconclusos, pues ya no estarán sus protagonistas.

La más pequeña de las víctimas era Mía Reséndiz Luna, de 11 meses, sería bautizada en un mes, pero ella y su madre, Judith, viajaban en el taxi que fue embestido por un camión de Pepsi.

Briseida, de nueve años, pronto haría su primera comunión, tenía su vestido listo y el ánimo para festejarlo, pero ese día acompañó a su abuela María Esther a una visita; de regreso a casa ocurrió la tragedia.

Eran más integrantes de la familia que habían acudido a la visita, pero se regresaron en taxis separados.

Ahora, el deseo de los deudos es enterrar a sus familiares en un mismo lugar, pero no tienen dinero. Para sacar las actas de defunción les cobran tres mil 800 pesos.

El único sobreviviente fue Justin Dylan Reyna Luna, de siete años, quien ingresó de emergencia al hospital 67 del IMSS, pero al no contar con seguro requiere ser trasladado a otro nosocomio, para lo cual tampoco hay dinero. Su madre tiene que enfrentar esta etapa difícil y la pérdida de su otro hijo de nueve años, Bryan.

Una familia unida en la vida y en la muerte.

SANDRA GONZÁLEZ