Jesús Quezada
17 de enero de 2013 / 09:12 p.m.

 

 

Desde su regreso a la Primera División la cancha del León se ha convertido en una aduana muy complicada, con ingredientes que la convierten en una pesadilla para los visitantes. Ya sea por el buen desempeño del equipo local y hasta por la presión que ejerce la afición esmeralda, este estadio es un reto que los Diablos Rojos están dispuestos a vencer con tal de sumar su primer victoria del Clausura 2013.

 

Así, en el cotejo de esta noche, pactado a las 20:30 horas en León, los choriceros saldrán al terreno de juego con una sola misión, quitarle el balón al rival y ser contundentes a la hora de atacar, todo con tal de domar a la Fiera.

 

“Va a ser un lindo partido, sobre todo por el ambiente que pone la afición, estamos de visitante y con todo en contra, pero eso nos motiva para tratar de quitarle la pelota a León, trataremos de apagar al equipo y a la afición”, comentó el zaguero Carlos Gerardo Rodríguez.

 

Incluso, a los mexiquenses les tiene sin cuidado el ambiente hostil que suelen provocar los aficionados del León, pues aseguran que en la cancha no hay mayores ventajas que el buen futbol y que esa misma afición puede ser contraproducente para los locales.

 

“Ellos nos han tenido un buen arranque, pero si les quitamos la pelota se puede revertir la presión, podemos ponerles en contra a sus seguidores, entones se trata de hacer un partido inteligente”, expresó.

 

Y añadió: “la afición siempre tratará de cuidar a su equipo, pero en la cancha somos 11 contra 11, más los compañeros que puedan entrar a suplirlos, la afición sólo será un buen complemento para que sea un buen partido”.  

 

PRESIONADOS POR GANAR

Tanto León como Toluca no han ganado en el presente torneo, pese a ello, los Diablos saben que ellos son los presionados por ganar, pues la historia de este equipo no se puede permitir un arranque de temporada con tan poca producción, por eso, esta noche la única opción es el triunfo.  

 

“La presión es de Toluca, por lo que representa, lo que es el equipo, la voluntad que tiene, la historia, sabemos que para seguir siendo grandes debemos ganar en cualquier cancha y tenemos que demostrarlo en León, no sólo hablarlo dentro de la cancha sino también adentro”.

 

Y es que la intención de los Diablos sigue igual, acumular la mayor cantidad de unidades antes de que se compagine su participación en el torneo local con la Copa Libertadores de América, donde entrarán en acción en febrero próximo.

 

“El objetivo sigue igual, tener un buen colchón para cuando inicie la Libertadores, tenemos dos empates, dos puntos y lo único que nos sirve es sumar de a tres, estamos consientes de ello y trataremos de hacerlo este viernes”.

 

La escuadra guanajuatense no contará con su volante de enganche El Gulit Peña, situación que los Diablos no ven como ventaja pues ellos también tendrán ausencias importantes como Sinha, que por tercera jornada consecutiva no verá acción con los mexiquenses.

 

“No se cuánto les pueda pesar, también nosotros tenemos ausencias, pero nos concentramos en lo que podemos hacer nosotros y no nos metemos tanto con León”, expresó Gerardo Rodríguez.

 

Los Diablos viajaron a León con equipo diezmado por las lesiones, aunque ya recuperaron a jugadores como Antonio Ríos y Carlos Esquivel, este último regresaría a la alineación titular.