12 de febrero de 2013 / 03:29 p.m.

Monterrey.- Jorge Domene Zambrano, jefe de la Oficina Ejecutiva de la Gubernatura, minimizó el incremento de la deuda estatal en épocas electorales.

Afirmando que un tema no tiene relación con otro, el funcionario estatal destacó que los pasivos en las finanzas estales están perfectamente documentados y al alcance de cualquiera.

De acuerdo con una publicación de MILENIO Monterrey, basada en cifras de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, la deuda del estado se ha incrementado de modo importante durante el año electoral.

Ejemplo de ello es la sucesión gubernamental en 2009, cuando la deuda se incrementó 51 por ciento en época de José Natividad González Parás.

En 2012, y aunque se trataba de comicios intermedios, la adquisición de deuda fue de 25 por ciento, superior a la de 2011.

No obstante, el funcionario estatal insistió en que el tema de las finanzas públicas no puede ser visto a través del sesgo electoral.

"“La deuda ahí ha estado, registrado mes a mes, yo ahí no pondría un sesgo de temporalidad, simplemente los números ahí están y está debidamente registrada y administrada”", insistió el jefe de la Oficina Ejecutiva de la Gubernatura.

Sobre las finanzas del estado, Domene Zambrano dijo que se mantienen a la expectativa con relación al veredicto que emitan las calificadoras internacionales.

Recientemente Fitch Ratings advirtió la posibilidad de que Nuevo León estuviera llegando a sus límites de endeudamiento, y por lo tanto, las instituciones financieras ya no lo consideraran un cliente viable.

"“Tenemos que esperar los resultados que ellos hacen, sabemos que son órdenes independientes que hacen sus análisis y estaremos atentos a cuál sea su resultado de esta aprobación de la calificación que den”", puntualizó el funcionario estatal.

DANIELA MENDOZA LUNA