24 de mayo de 2013 / 01:27 p.m.

México.-Conscientes de la influencia que logran con el público, a través de sus personajes los protagonistas de la telenovela ¡Qué bonito amor¡ asistieron al Instituto Nacional de Cancerología para entregar el equipo clínico que donaron a través de Fundación Televisa.

 

“Yo estoy feliz y agradecida de estar aquí, porque yo tuve cáncer y soy sobreviviente afortunadamente me lo detectaron a tiempo y ahora lo puedo compartir con ustedes”, expresó Angélica María, quien sentada al lado del Dr. Alejandro Mohart, director del Instituto, señaló su emoción por poder compartir su experiencia “para que otras mujeres se hagan sus estudios a tiempo y no pasen por lo que yo viví”.

Danna García, Jorge Salinas, Arturo Peniche y Pablo Montero, además del productor Salvador Mejía, escuchaban con interés a su compañera, al igual que Alicia Lebrija, de Fundación Televisa; Laura Ramírez, de Avon, y Alfredo Cantú, del Patronato del Incan, en las instalaciones que se edifican y donde “muy pronto” de acuerdo a lo que comentó el Dr. Abelardo Meneses García, director adjunto, “se atenderán a todas las pacientes con cáncer de mama”.

Razón por la que fue en ese edificio donde los actores hicieron la inauguración simbólica del equipo que donaron, dentro del cual destaca un ultrasonido que “permite colocar con mayor precisión y seguridad el catéter a las pacientes que llevan el tratamiento de quimioterapia”, explicó el Dr. Mohar, mientras algunos de los galenos y enfermeras que atienden en esa área compartían su entusiasmo tanto por la donación como por tener la oportunidad de conocer a los actores.

Pablo Montero fue preciso al referirse “a la labor que tenemos como actores, de sumarnos a estas acciones, y qué mejor que a través de las telenovelas con causas, mediante las cuales podemos mandar mensajes al público para que tomen conciencia en la diferencia que hay entre prevenir y sufrir un mal como es el cáncer.

“Un ejemplo de la influencia que podemos tener como actores fue el personaje de Daniela Romo, quien tras haber padecido el mal, en la novela ayudaba a quien era mi pareja en la trama a salir de la depresión, lo cual es una acción muy impactante, pero que puede servir para que el público lo considere”, destacó el actor.

ClavesLa causa

La Madrastra fue la primera telenovela con la que Salvador Mejía se sumó a la labor que realiza el Instituto Nacional de Cancerología.

Son seis los melodramas con causa que han apoyado con alguna donación al instituto.

Ahora fue equipo para cinco consultorios, lo que equivale a la atención de 100 personas al día.

ADRIANA JIMÉNEZ RIVERA