24 de julio de 2013 / 12:38 a.m.

El ex ciclista Lance Armstrong, quien aseguró que fue un error seguir la corriente en su época como profesional, recordó este martes que ni inventó el dopaje ni se ha terminado con él.

"Fue un periodo desafortunado para nuestro deporte, y cuando digo periodo me refiero a 10, 15, 20 años. Por desgracia para mí llegué de lleno en medio de ese periodo y participé como hicieron muchos otros", lamentó.

"No fue un tiempo agradable, pero ni lo inventé yo ni se acabó conmigo. Mi error fue seguir la corriente", mencionó el texano, quien fue sancionado de por vida y desposeído de sus siete títulos del Tour de Francia por dopaje.

En entrevista con el diario local Des Moines Register, Armstrong reconoció que no estaba preparado para la reacción de la gente tras su confesión. "La reacción y la precipitación fueron mayores de lo que esperaba... pero así es la vida, soy un chico grande", indicó.

"Otra vez un tema polarizante que dejó perpleja a mucha gente. No ha sido un buen tiempo. Yo no lo inventé, no acabaré con él y esa es una mala jugada", reiteró.

El ex ciclista de 41 años, que se encuentra en el Gran Paseo Anual de bicicletas de Iowa, su primer gran evento desde su confesión, dijo no temer por el recibimiento que le pueda dar la afición o el resto de los competidores.

"No esperaba una ola de hostilidad. Hasta el momento no ha habido ninguna seña obscena con el dedo, pero podría suceder y estoy preparado para eso. Esa es la naturaleza de la historia y lo entiendo", sentenció.

Notimex