6 de enero de 2013 / 03:55 p.m.

Monterrey.- La velocidad con la que un joven conducía su automóvil, lo llevo a estrellarse con un medidor de agua provocando una macro fuga, para después terminar su carrera incrustado en un parabús.

Fue poco después de las 00:30 horas cuando se registró en percance en la avenida San Jerónimo casi con la avenida Pablo González en la zona poniente de la ciudad, hasta donde se movilizaron paramédicos de la Cruz Verde y personal de Protección Civil municipal.

En este sitio fue auxiliado Pedro Damián Medrano Pérez de 21 años de edad, quien tiene su vivienda en la colonia Infonavit Cuauhtémoc en Santa Catarina y que resultó con algunos golpes que para su fortuna no fueron de consideración pese a lo aparatoso del accidente.

De acuerdo con los informes del personal de la Secretaría de Vialidad y Tránsito de Monterrey, el vehículo se desplazaba por la avenida San Jerónimo en dirección al poniente, cuando presuntamente el joven dormitó al volante, y perdió el control de la unidad por el exceso de velocidad.

Luego de estrellarse con el cordón de la banqueta y al intentar controlar la unidad, el joven subió a la banqueta de una empresa que se ubica en este sitio, derribando un medidor de agua y provocando una macro fuga que en pocos minutos inundó gran parte de la avenida San Jerónimo.

El vehículo ya sin control terminó estrellado en un parabùs, donde afortunadamente por la hora, no había persona alguna esperando el camión.

Las autoridades de vialidad, no encontraron evidencias de que el joven haya conducido el automóvil en estado inconveniente, por lo que presumen que fue una dormitada al volante lo que ocasionó el aparatoso accidente.

Al lugar fue enviada la unidad de rescate urbano de la Cruz Verde de Monterrey, ya que el reporte inicial era de una persona prensada, debido a lo aparatoso del percance, sin embargo al arribo de los paramédicos, lograron sacarlo fácilmente para brindarle las atenciones que requería, para posteriormente ser ingresado al hospital universitario.

El parte del accidente fue turnado al departamento de peritajes de la Secretaría de Vialidad, para que el joven que al parecer labora en protección vial de Monterrey, se haga cargo de pagar los daños que ocasionó en el accidente, donde el automóvil compacto que conducía, termino como pérdida total.

ALBERTO VÁZQUEZ